Amanecer nublado en Hong Kong
Vista de la península de Kowloon y la isla de Hong Kong con el cielo cubierto de nubes. Jerome Favre / EFE

Efectivos policiales desactivaron este jueves una bomba de 450 kilos de la Segunda Guerra Mundial hallada en un área en construcción en una zona urbana de Hong Kong. La operación provocó la evacuación de más de 4.000 personas durante más de 15 horas.

El artefacto, el segundo encontrado en la misma zona en cuatro días, fue descubierto en el distrito comercial y financiero de Wanchai el miércoles por la mañana por operarios que realizaban trabajos en el subsuelo.

El hallazgo provocó un despliegue policial que se prolongó durante 24 horas y desencadenó la evacuación de edificios, el cierre de comercios, hoteles, colegios y oficinas, así como cortes de tráfico, incluidos los servicios de transporte marítimo que conectan la zona en el puerto Victoria.

A primera hora de este jueves los equipos de desactivación de explosivos lograron abrir la bomba y quemar la munición, una tarea que se prolongó horas dado el mal estado y la complicada ubicación del proyectil incrustado en el suelo, dijeron los expertos.

El explosivo estaba a tan solo diez metros de donde el sábado fue hallado otro del mismo modelo y peso, y que también provocó una evacuación del área hasta que se desactivó con éxito. Ambos fueron arrojados por el Ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

La aparición de explosivos como bombas o granadas sin explotar no es algo extraño en Hong Kong, dado que la ciudad fue escenario de combates entre el Ejército japonés, que tomó el territorio durante casi cuatro años, y las fuerzas aliadas británicas y estadounidenses entre 1941 y 1945.

En 2014, la Policía desactivó una bomba de guerra que pesaba casi una tonelada, la más grande encontrada en la ciudad hasta ahora.