Todo ello, a través de dos itinerarios. Por un lado, "una lucha a nivel estatal enfocada a la superación de los antiguos pactos educativos inoperantes, desfasados e inadecuados para el conjunto del estudiantado". Por otro lado, "la búsqueda de medidas que lidien con los problemas del día a día de los estudiantes en sus centros de estudio".

En este sentido, en los últimos meses, estos han llevado a cabo una campaña con intención de solucionar "las barreras de la Universidad de La Rioja". Para ello, además de una campaña reivindicativa, han trasladado peticiones y reclamas al Rectorado, organismo que tras una serie de conversaciones ha respondido positivamente a las propuestas.

En primer lugar, han logrado una modificación del sistema de préstamos de ordenadores durante el fin de semana. A partir del mes de enero, los estudiantes de la Universidad de La Rioja podrán solicitar un ordenador los viernes para poder utilizarlo durante el fin de semana. Con ello "se da solución a la antigua imposibilidad de emplear este medio durante los fines de semana, siendo un recurso muy necesario para todos aquellos que no se pueden permitir costear un ordenador portátil y recurren a este servicio de préstamo".

En segundo lugar, en relación a los problemas de la biblioteca, han conseguido que, en aquellos horarios en los que únicamente se encuentre abierta la planta baja, "no se cierre el acceso al resto de pisos con la verja de seguridad ya que esta también bloqueaba el paso a las máquinas expendedoras, muy oportunas y requeridas sobre todo en época de exámenes".

Por último, desde el Rectorado han asegurado que con la finalización de los exámenes, "zanjarán la carencia de enchufes en las aulas y puestos de la biblioteca".

"La llegada de los ordenadores portátiles y diversas plataformas tecnológicas que el alumnado utiliza para utilizar sus apuntes, ha abocado en la presencia casi obligatoria de enchufes en las facultades, que hasta el momento en la Universidad de La Rioja brillaban por su ausencia". Con esto, "se ha prometido que se implantarán regletas en las aulas, al igual que enchufes en todos los puestos de la biblioteca, permitiendo un mejor aprovechamiento de las horas de estudio".

Desde el Frente de Estudiantes resaltan "la importancia de la lucha sindical en la mejora de sus condiciones como estudiantes. Estas conquistas no son sino un ejemplo de que el trabajo diario obtiene sus recompensas". Es por ello que animan a todos aquellos estudiantes "a que se unan a su camino hacia la Educación que merecen".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.