Las obras de Andy Warhol ya están en Madrid
Una imagen del montaje de la exposición 'Warhol. El arte mecánico' que podrá verse en CaixaForum Madrid desde hoy y hasta el próximo 6 de mayo. FUNDACIÓN "LA CAIXA"

Su fama le precede. Tras su paso por Barcelona, donde se ha convertido en la exposición más visitada en los últimos cinco años en todos los centros de la Fundación "la Caixa" con 228.000 visitantes, Warhol. El arte mecánico desembarca en CaixaForum Madrid.

Se trata de muestra más ambiciosa y exhaustiva que hasta la fecha se ha hecho en nuestro país de este icono del arte pop. En total 348 piezas –incluidas, por supuesto, las más icónicas como la lata de sopa Campbell's, las tres botellas de Coca-Cola, los retratos de Marilyn Monroe, Mao y Jackie Kennedy o Cow Wallpaper (Papel pintado con vacas) -, que recorren toda su trayectoria desde sus inicios como diseñador en el Nueva York de la década de los 50 hasta su repentina muerte en 1987, cuando contaba con 59 años.

Coproducida junto al Museo Picasso de Málaga (su director artístico, José Lebrero, es además su comisario), la muestra cuenta con la colaboración del Andy Warhol Museum de Pittsburgh (ciudad donde nació Warhol en 1928 y uno de los mayores contenedores de su obra), el Museum of Modern Art de Nueva York MoMA, el Centro George Pompidou de París y la Tate Gallery de Londres, entre otras muchas instituciones y colecciones privadas. La exposición podrá verse hasta el 6 de mayo en el centro madrileño para realizar, a continuación, su última parada en el Museo Picasso de Málaga.

¿Qué tesoros esconde la exposición? El recorrido es amplísimo. Un total de 348 obras de arte y todo tipo de productos diseñados y editados por el artista entre los que se encuentran pinturas, esculturas, dibujos, serigrafías, instalaciones, audiovisuales, libros de artista, películas, portadas de discos, pósteres, revistas, objetos y material fotográfico y sonoro. Todas sus etapas están representadas: sus primeros dibujos en la década de los 50, sus creaciones más icónicas y el autorretrato de gran formato que realizó un año antes de su muerte cuando ya se le consideraba un mito universal.

Pero la exposición también reúne trabajos 'menos populares' (por llamarlos de alguna manera). Por ejemplo, las Silver Clouds, realizadas en un material reflectante experimental fabricado especialmente para el Programa Especial de la NASA; o la instalación Plastic Inevitable, espectáculo que incluía actuaciones de The Velvet Underground and Nico. También se incluye un espacio de documentación procedente de la Colección de Paul Maréchal (Canadá), que recoge multitud de colaboraciones de Warhol para portadas de discos, carteles, anuncios, libros o televisión. El artista también cuenta con un espacio de 'autobombo', que se refleja en la colección de retratos suyos realizados por otros artistas como Dennis Hopper, Duane Michals, Robert Mappelthorpe, Stephen Shore, Santi Visalli o Peggy Jarrell Kaplan.

Del diseño gráfico al Olimpo de los dioses

El punto de partida de la exposición es la llegada de Warhol a Nueva York en 1949. Allí Andrew Warhola (su nombre real) iniciaría una exitosa carrera como diseñador gráfico para revistas como Vogue o Harper's Bazaar, marcas como Tiffany & Co. y sellos discográficos como Columbia Records. Una década más tarde su trabajo conquistaba las galerías de arte y se convertía en uno de los artistas pop por excelencia. Varias fueron las claves de su éxito: convertir en obra de arte productos aparentemente banales o de consumo (desde cajas de detergente a latas de sopa) y grandes iconos de la época, la producción en serie y la combinación de diversas técnicas y medios.

Casi tan conocidos como el artista fueron los espacios en los que trabajó: la Silver Factory, un laboratorio en el que experimentó con cine, música y arte; The Office (creada tras su intento de asesinato en 1968) con un carácter más empresarial, desde donde se produjo, por ejemplo, la revista Interview o gestionó todo tipo de encargos comerciales.

Haciendo alusión a su título, la exposición centra su atención en cómo el artista se valió de los métodos de producción industrial para su beneficio. Él mismo calificó su trabajo como 'arte mecánico' despojándolo de toda espiritualidad. Serigrafías, grabadoras de vídeo y una producción que definiría como "propia de una cadena de montaje", que muchos no quisieron ni pudieron entender.

Entre el programa de actividades complementarias que CaixaForum ha programado con motivo de esta exposición se encuentra La Noche de Warhol, que se celebrará el próximo 13 de abril y donde se pretende recrear el espíritu de celebración y creación de La Factory. Se darán cita propuestas musicales junto a acciones artísticas en directo.