Planta de biometanización de Valdemingómez
Interio de la planta de biometanización de Valdemingómez. EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MADRID

Los malos olores procedentes del parque de tratamiento de residuos de Valdemingómez que sufren de manera directa desde hace más de una década miles de vecinos de la región remitirán ya desde el próximo año. La única solución eficaz para poner fin a esta problemática es la realización de una serie de mejoras en las plantas de tratamiento que implican obras de adecuación de las instalaciones.

Para ello, el Ayuntamiento de Madrid ha trazado un plan para combatir los olores, con 25 actuaciones en 6 plantas y un presupuesto de 23 millones de euros. Actualmente, se están redactando los anteproyectos de estas actuaciones y los pliegos para licitarlas.

"Se espera en el segundo semestre empiecen las obras en las tres plantas que producen más olores, donde antes se actuará por su mayor afectación a los olores: las dos de biometanización y la de tratamiento del biogás", explican fuentes municipales, que, sin embargo, no precisan a este diario la fecha de finalización de las mismas, lo que supondría el final definitivo de los malos olores con origen en Valdemingómez.

En 2014, un informe olfatométrico detectó niveles por encima del 10% (lo aceptado en zonas residenciales) y cuatro tipos de olores procedentes de Valdemingómez: basura, aceitoso, biogás y quemado-ceniza.

Esta situación afecta de manera directa, según estimaciones de la FRAVM, a unos 108.500 vecinos repartidos entre el Ensache de Vallecas (43.500), la zona de urbanizaciones de Rivas (45.000) y a los residentes del barrio de Perales del Río (20.000), en Getafe. En menor medida, y siempre dependiendo de los vientos, el mal olor llega a distintas zonas de Puente de Vallecas, Vicálvaro y Moratalaz.

"Valoramos de forma positiva que el Ayuntamiento esté redactando los anteproyectos. Es la primera vez que se ha tomado en serio este asunto. Pero llevamos sufriendo muchos años esta situación. Lo único que lamento es que vaya todo demasiado lento. Hay mucha burocracia. Debería ser todo mucho más ágil", afirma Rosa María Pérez, presidenta de la Asociación de Vecinos del Pau del Ensanche de Vallecas.

Pérez no confía en que las obras terminen el próximo año, aunque sí espera que los efectos de las primeras intervenciones empiecen a notarse ya en 2019: "Son muchas actuaciones y nos han dicho que el papeleo retrasa las cosas. Nosotros pensamos que las obras empezarán a finales de este año, pero que no concluirán en 2019. Creemos, eso sí, que ya el próximo año se vaya notando en cuanto a reducción de olores, números de días, frecuencia...".

A esta obras, el Consistorio sumará la puesta en marcha de un plan para aprovechar el 100% del biogás generado en las plantas de biometanización, ya que hasta ahora solo se aprovechaba el 51%, que era inyectado en la red de Enagás. Para lograrlo, el Gobierno municipal pondrá en marcha seis de los ocho motores que se utilizaban para generar electricidad con ese biogás procedente del vertedero que ahora se encuentran en desuso.

De esta manera, el parque de tratamiento de Valdemingómez será más eficiente energéticamente y tendrá menor impacto en los barrios cercanos, pues el funcionamiento será mejor y se evitarán posibles fugas de biogás, que genera malos olores. También, desde hace más de un año se está suministrando un compuesto férrico, eficaz para reducir los olores en la biometanización.

Valdemingómez genera 250.000 megavatios por hora año a través de fuentes renovables, que equivalen a la energía necesaria para entre 80.000 y 100.000 hogares. Con esta nueva medida se aumentará la producción en un 10%, mejorando la eficiencia energética de la planta.

Por otra parte, el próximo sábado (11.30 horas en la salida de Metro Congosto) los vecinos han convocado una manifestación para pedir el cierre de la incineradora de Valdemingómez debido a que la combustión de residuos provoca la liberación de sustancias nocivas para la salud. En este tema, de momento, el Consistorio no se ha pronunciado. El contrato de gestión entre Cibeles y Urbaser para la gestión de la incineradora vence en 2020.

Consulta aquí más noticias de Madrid.