"En enero está comenzado a demostrar crecimiento", ha señalado Álvarez durante la presentación a analistas de las cuentas anuales, que en el caso de Popular han arrojado unas pérdidas de 37 millones de euros en el conjunto del ejercicio 2017, si bien en el cuarto trimestre la entidad adquirida ha contabilizado un beneficio de 85 millones de euros.

El 'segundo espada' de Santander también ha asegurado que la entidad se encuentra en una situación "cómoda" para conseguir los objetivos que se marcó en el momento de la adquisición de Popular, operación con la que el banco cántabro espera obtener un retorno sobre la inversión de entre el 13% o el 14% en 2020, con unas sinergias anuales de unos 500 millones anuales para esta fecha.

Desde comienzos de junio, el momento de su resolución, Popular ha conseguido incrementar los depósitos de sus clientes en España un 15%, hasta 58.000 millones de euros.

Por su parte, el crédito en España de Popular, sin contar el inmobiliario, se ha situado en 68.000 millones de euros a cierre de diciembre, un 2% menos que en el momento de su adquisición por parte de Santander.

Álvarez, además, ha puesto en valor que el bono de fidelización para compensar a determinados accionistas de Popular alcanzó una adhesión del 78%, por importe de 764 millones de euros, y que la venta de activos inmobiliarios de esta entidad está previsto que se complete en el primer trimestre de 2018.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.