Ciudadanos
Personas andando por la calle. GTRES ONLINE

El ánimo de los españoles ha entrado en un estado de letargo. Es la principal conclusión de Ulises, el estudio sociológico de 20minutos elaborado por MyWord y que cuenta con la colaboración de Ibercaja.

En esta ola de invierno de 2018, el Índice de Ánimo Ciudadano (IAC) obtiene 47,8 puntos —en una escala de 0 a 100— y retrocede a cifras de hace un año (47,7). El freno en los últimos meses a la percepción de optimismo en la sociedad así como en la satisfacción con la situación económica del país son algunos aspectos a destacar.

El IAC, que tiene como objetivo conocer, medir e interpretar el estado de ánimo de la sociedad y su evolución, había mostrado una tendencia alcista previa y cae 1,3 puntos desde otoño de 2017, pero no de forma significativa. Ninguno de los tres subíndices que componen el índice (se hace un promedio), de hecho, varía tampoco de forma relevante ni desde el pasado otoño ni desde la primera entrega; sí lo han hecho, en todo caso, alguno de sus componentes.

Los subíndices y sus puntuaciones son: Índice de Ánimo Personal o IAP (65 puntos), Índice de Ánimo Social o IAS (39,8 puntos) e Índice de Satisfacción con el País o ISP (38,7 puntos).

El Índice de Ánimo Personal o IAP obtiene, una vez más, la mejor nota, aunque pierde dos puntos desde la ola anterior (67) y se sitúa en su nivel inicial. Ninguno de los seis indicadores que lo forman —se hace una media— llega al aprobado ni presenta cambios significativos desde otoño de 2016. Por el contrario, hay uno que sí registra una caída considerada relevante en los últimos tres meses: el tener tiempo para hacer cosas con las que uno disfruta (-5,10 puntos).

Por otro lado, el Índice de Ánimo Social o IAS se sitúa en 39,82 puntos; cae 1,8 puntos desde la última ola y frena su tendencia al alza, aunque no de forma estadísticamente significativa. Respecto a otoño de 2016, solo uno de los seis componentes que lo forman ha variado significativamente, el optimismo que se percibe en la sociedad (+4,54) que, sin embargo, permanece casi igual respecto a la última ola (-0,72). De todos los que empeoran respecto a otoño de 2017, solo el tener tiempo para hacer lo que uno disfruta lo hace de forma reseñable (-4,90 puntos).

En cuanto al Índice de Satisfacción con el País o ISP, sigue por debajo de los 40 puntos y mejora en 2,4 puntos respecto a la primera ola, aunque apenas varía respecto a la última (-0,1); desde la segunda entrega de Ulises, de hecho, ha permanecido relativamente estable.

Los 12 indicadores que lo componen han mejorado en comparación con otoño de 2016, y cuatro lo han hecho de forma significativa: la satisfacción con la educación (+5,47), con la situación económica (+4,93), con la contribución a la cultura (+3,55) y con la política (+3,07). Ninguno de ellos, sin embargo, muestra síntomas de mejoría respecto a hace tres meses. Respecto a la ola de otoño de 2017, asimismo, hay una caída que sí resulta significativa: la satisfacción con los logros en el deporte de élite (-5,53).

*Ficha técnica. Ámbito: nacional. Universo: población española de 18 años y más. Tamaño de la muestra: 1.021 entrevistas calibradas por sexo, edad, índice socieconómico, Zona Nielsen y hábitat. En todos los casos, las cuotas se aplican en función de la población general y no en función de la población internauta. Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5%, el margen de error de la muestra sin ponderar es del +-3,1%. Trabajo de campo: entrevistas online a partir de un panel (comunidad de internautas) de captación activa (solo por invitación). Fechas de realización del trabajo de campo: del 28 de diciembre 2017 al 5 de enero de 2018.