El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa municipal de vivienda y suelo, Emvisesa, ha lanzado una campaña y ha abierto una convocatoria con el objetivo de comprar o alquilar en torno a 400 viviendas vacías en los próximos tres años con el objetivo de darles un uso social.

Esta estrategia se realiza después de que un diagnóstico previo haya detectado que existen en la ciudad en torno a 23.000 pisos que no son primeras viviendas -sin personas empadronadas o que no tienen consumos registrados- y cuenta con previsión presupuestaria para 2018 de al menos tres millones de euros para la compra y dos millones de euros para el alquiler a través del programa de Prestaciones Públicas Complementarias.

Las dos ofertas que se lanzan este miércoles vienen acompañadas por la campaña 'Sevilla llena, todos ganamos' que tiene como objetivo dar la máxima difusión a esta propuesta entre todos los propietarios de viviendas vacías.

"Tenemos que ampliar el parque público y debemos hacerlo actuando sobre los pisos que se encuentran disponibles y que, a través de alguna de estas dos fórmulas, se pueden poner en uso de forma inmediata. Por eso hacemos este llamamiento para alcanzar al máximo de población posible", explica el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, quien presentó esta convocatoria acompañado del gerente de Emvisesa, Felipe Castro.

PRECIO MÁXIMO DE 98.000 EUROS

En relación con la adquisición de viviendas, el proceso se realizará a través de dos convocatorias públicas. La primera de ellas, coordinada por Emvisesa, se abre este miércoles y estará disponible hasta el día 2 de abril. El precio máximo por vivienda es de 98.000 euros.

Las viviendas deben encontrarse en la ciudad, podrán ser de nueva construcción o de segunda mano, estar en buen estado de conservación, habitabilidad y en condiciones para el uso que se le destina.En caso de precisar*obras de acondicionamiento o reforma, éstas no podrán superar el 50 por ciento de su valor de tasación con el límite de 25.000 euros.

Además, deben reunir las condiciones de seguridad estructural que establece el Plan General de Ordenación Urbanística de Sevilla (PGOU) y las ordenanzas municipales y tendrán una superficie mínima construida de 45 y un máximo de 140 metros cuadrados. Deben tener, al memos, un dormitorio, cocina, salón y un baño con inodoro, lavabo y bañera o ducha.

El edificio en el que se ubique ha de estar en buen estado de conservación, accesibilidad, habitabilidad y mantenimiento; y constituido en régimen de propiedad horizontal inscrita en el Registro de la Propiedad. Las viviendas deben estar al corriente de gastos de comunidad de propietarios, de impuestos y tasas municipales, y gastos de suministros (gas, agua y electricidad), en el momento de formalización de escritura pública.

En segundo lugar, en cuanto al alquiler, existe una convocatoria en marcha y ya se han firmado cuatro contratos. Hay además una decena de solicitudes en tramitación. El objetivo es que a través de esta campaña y de distintas acciones dirigidas específicamente a las zonas detectadas como prioritarias en el diagnóstico de viviendas disponibles se logren multiplicar las solicitudes presentadas.

En esta convocatoria, las viviendas, con un mínimo de 50 metros cuadrados y dos dormitorios, debe no estar alquilada ni ocupada, contar con las condiciones básicas de habitabilidad (suministros de agua y electricidad, calentador de agua) y tener un seguro multirriesgo contratado.

La cesión de uso de la vivienda a Emvisesa se realiza por un periodo de tres años. No obstante, el contrato de alquiler con el inquilino final tendrá una duración de un año, prorrogable hasta dos años más. El alquiler, en una cuantía máxima de 450 euros, le será abonado directamente por Emvisesa, de manera mensual y será revisable anualmente.

PARTICIPACIÓN EN TORNO AL NUEVO PLAN DE VIVIENDA

Además de estas dos convocatorias, se abrirá un proceso de participación a través de la plataforma municipal Decide Sevilla con el objetivo de recabar propuestas y la opinión de los ciudadanos en torno a las líneas que debe tener el próximo Plan Municipal de la Vivienda que se encuentra en estos momentos en proceso de elaboración.

Se plantearán de esta forma tres preguntas desde el jueves y durante todo el mes. En la primera se plantea que en el registro de demandantes hay actualmente 11.085 inscripciones, de los que 7.166 son para alquiler, 5.061 en compra y 8.368 alquiler con opción a compra. Así, pregunta sobre las políticas a priorizar por Emvisesa, si el destinar todos los recursos al alquiler limitando al mínimo las promociones en venta o equilibrar las nuevas promociones incluyendo viviendas en venta, en alquiler y alquiler con opción a compra para dar respuesta a los distintos perfiles de demandantes del registro.

También, pregunta sobre si debe promoverse más la venta o alquiler con opción a compra en los casos en los que se opte por la venta de viviendas a través de Emvisesa, mientras que la última cuestión pide al usuario marcar del uno al tres las prioridades de actuación para Emvisesa en la ciudad, tales como promover la construcción de nuevas viviendas protegidas, rehabilitar viviendas en edificios antiguos municipales o alquilar o comprar pisos desocupados de titularidad privada a través de convocatorias públicas.

PRIMERA CONVOCATORIA PARA EMIGRANTES RETORNADOS

También, como nueva medida, arranca el jueves la primera convocatoria dirigida específicamente a emigrantes retornados o unidades familiares que han tenido que abandonar la ciudad en los últimos años siguiendo los criterios establecidos en el Plan Andaluz de vivienda y estableciendo como condición indispensable estar inscritos en el registro municipal de vivienda.

Los destinatarios son emigrantes retornados; unidades familiares o de convivencia que hayan tenido que trasladar su residencia fuera de la provincia de Sevilla por motivos laborales durante al menos un año, y así puedan acreditarlo, y hayan vuelto al municipio de Sevilla durante los tres años inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud de participación en la convocatoria; así como unidades familiares o de convivencia que, cumpliendo el requisito de vinculación con el municipio de Sevilla, hayan tenido que trasladar su residencia fuera de la provincia de Sevilla por motivos laborales y se encuentren viviendo fuera durante al menos un año, y así puedan acreditarlo, y manifiesten su intención de volver en el próximo año.

En cualquier caso, han de tener un vínculo con la ciudad: estar empadronados en la ciudad con una antigüedad mínima de dos años a la fecha de presentación de la solicitud de inscripción; haber estado empadronado en el municipio de Sevilla al menos durante cinco años, en cualquier momento anterior; o que hayan tenido puesto de trabajo en un centro ubicado en el término municipal de Sevilla, o haber realizado actividad profesional o empresarial radicada en el mismo, durante los tres años inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud de inscripción.

También, ha de encontrarse inscrito en el Registro Municipal de Demandantes de Viviendas Protegidas de Sevilla y la unidad familiar o de convivencia ha de tener ingresos inferiores a 3,5 veces el Iprem, desde 30.006,94 euros. El plazo para presentarse a esta convocatoria se abre el día 1 de febrero y se prolongará hasta el 23 de febrero.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.