Células madre
Imagen de archivo de un centro de estudio de células. ARCHIVO

Un equipo de investigadores japonés y otro estadounidense lograron transformar células de piel humana en células madre, capaces de evolucionar en células nerviosas, cardíacas o en cualquiera de los 220 tipos de células del cuerpo humano.

El hallazgo abre el camino a nuevos tratamientos contra el cáncer, la diabetes o la enfermedad de Alzheimer, aseguran los científicos. La utilización de células de la piel permitiría a los médicos crear células madre con un código genético específico del paciente, eliminado el riesgo de que el cuerpo rechace órganos o tejidos trasplantados.

Este logro podría hacer posible el ansiado objetivo de la medicina personalizada

Esta técnica se aplica sin haber usado tecnología de clonación ni crear ningún embrión, por lo que este logro podría hacer posible el ansiado objetivo de la medicina personalizada, pero sin los obstáculos políticos, científicos y éticos que acarrea el uso de embriones humanos.

A corto plazo, se espera que derive en una importante multiplicación de las células madre disponibles para investigación, utilizadas para probar nuevos medicamentos y tratar de comprender enfermedades como el cáncer, la diabetes o el Alzheimer.

Ambos grupos de científicos las llaman células madre pluripotentes inducidas y aseguran que se ven y actúan como células madre embrionarias , que son las células maestras del organismo que dan origen a cada célula y tejido del cuerpo.

El hallazgo lo han hecho de forma simultánea los dos grupos de investigación. El equipo de James Thomson, de la Universidad de Wisconsin , informó sus hallazgos en la revista Science , mientras que Shinya Yamanaka y sus colegas, de la Universidad de Kioto en Japón, publicaron los suyos en Cell (PDF).

Las nuevas células no están listas aún para su uso en personas

Los dos equipos de investigación utilizaron sólo cuatro genes para transformar las células cutáneas llamadas fibroblastos en células madre pluripotentes inducidas, también denominadas células iPS.

Pese a lo significativo del avance, ambos equipos indicaron que las nuevas células no están listas aún para su uso en personas, dado que utilizan un tipo de virus llamado retrovirus para transportar los nuevos genes a las células cutáneas. Todavía no está claro si el virus causaría mutaciones genéticas que pudieran provocar cáncer u otros efectos colaterales.