El Pi Palma ha exigido al Ayuntamiento de Palma la revisión del plan de renovación de la flota de autobuses urbanos de la EMT y que renegocie las condiciones de pago del crédito con el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Según ha señalado el partido en un comunicado, el objetivo sería lograr acortar los plazos para conseguir renovar el 50% de la flota antes de que finalice la legislatura.

En este sentido, El Pi Palma ha pedido al alcalde que haga una apuesta "clara y definida" para fomentar el transporte público en la ciudad. En concreto, ha reivindicado que este año plantee el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Palma (PMUS), adecuando el plan de renovación de la flota a los datos actualizados del plan de movilidad.

Con todo, la formación ha recordado que a finales de 2018 deberían ser 65 los autobuses nuevos que deberían circular por Palma y que la primera fase de renovación debería ser una realidad en 2019 atendiendo al plan presentado por la EMT en 2016.

Ante ello, El Pi ha constatado que, con el actual retraso del plan que, además, sólo prevé la renovación del 50% de la flota, se llegará al final de legislatura con una flota "envejecida de una forma alarmante".

Así, ha remarcado que en 2019, prácticamente el 74% de la flota tendrá entre 10 y 18 años, de los cuales el 45% serán autobuses de 17 o 18 años.

La formación también ha destacado que el plan de renovación "no contempla ningún incremento de la flota" en el período comprendido entre el 2018 y el 2025, manteniéndola constante en las actuales 177 unidades. Se trata de un hecho que, según El Pi Palma, "contradice frontalmente las políticas de fomento del transporte público que dice defender el actual equipo de gobierno municipal".