ACB Sestao
ACB Sestao EUROPA PRESS

La Acería Compacta de Sestao (ACB) cerró el ejercicio 2017 con una producción de 310.200 toneladas y el objetivo para 2018 es similar, en concreto, de 25.000 toneladas al mes. La acería vasca cerró el año con Ebitda positivo, según ha informado a Europa Press la empresa.

Esa cifra de producción está ligeramente por encima del objetivo que se había marcado la acería de Sestao y que es de 25.000 toneladas al mes, lo que supone 300.000 toneladas anuales.

La empresa ha indicado que, de cara al ejercicio 2018, se va a mantener el mismo objetivo de producción de 25.000 toneladas al mes, aunque también cabe la posibilidad de que, como el año pasado, se supere finalmente esa cifra.

La acería vizcaína volvió a la actividad el 9 de septiembre de 2016

tras permanecer cerrada desde febrero de ese año por la situación de pérdidas que arrastraba la planta vizcaína. En la actualidad, en producción se trabaja dos turnos de noche y mañana entre semana con una jornada de ocho horas y los fines de semana trabajan ya los tres turnos.

Aunque cuando se reabrió la planta de aceros especiales la dirección de Arcelor estableció una producción objetivo de 30.000 toneladas, un posterior acuerdo alcanzado con los sindicatos, que fija un fin de semana de descanso al mes, en el que no hay producción, ha rebajado la cifra objetivo a 25.000 toneladas mensuales, que mantiene para este 2018.

INVERSIONES

Por otra parte, la empresa ha señalado que continuarán las inversiones en I+D+i en la planta y que, al igual que el pasado año, en 2018 se invertirán un total de diez millones.

Sobre la evolución del mercado, ha indicado que, a nivel global, hay una previsión de incremento de la demanda, en torno a un 2% de media de crecimiento, si bien el mercado de aceros especiales, en el que se centra la ACB, es "distinto". En este sentido, se espera que continúe la dinámica de este año, en el que el mercado está "reaccionando bien" y es lo que les lleva a mantener el objetivo de producción.

En todo caso, la empresa ha señalado que 2018 es un "año de transición" porque el plan establecido en la ACB tras su reapertura tenía un horizonte de tres años, hasta 2019, y en este ejercicio habrá que ver los resultados consolidados de la planta.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.