Plano de Terraferida sobre el índice de presión humana
Plano de Terraferida sobre el índice de presión humana TERRAFERIDA

La entidad conservacionista Terraferida ha criticado este miércoles que zonificación del Consell de Mallorca para nuevas plazas turísticas se haya hecho "sin criterio ambiental", y ha pedido a la institución insular que retire la propuesta, aprobada inicialmente la pasada semana en sesión plenaria, y que haga una nueva zonificación de acuerdo con lo que marca la ley.

En un comunicado, la entidad ha recordado que los planes de intervención en ámbitos turísticos (PIAT) son los verdaderosinstrumentos de ordenación territorial de la oferta turística y ha alertado de que la zonificación provisional hecha por el Consell, que repartirá 43.000 nuevas plazas turísticas en Mallorca, debería de haber hecho con "criterios ambientales, poblacionales y de ordenación del territorio", tal como estipula la Ley del Turismo 6/2017.

Al respecto, Terraferida ha apuntado que, aunque la zonificación propuesta sea provisional, "ya intuye la dirección de la política turística futura: extender el hotelerización de la vivienda y continuar la tendencia de crecimiento de la oferta turística".

Según han indicado, una vez estudiada la propuesta, han podido

comprobar que "no sólo no se han seguido criterios ambientales ni se utiliza ninguna variable física, sino que tampoco se ha evaluado el factor insular ni la perspectiva municipal en su conjunto".

En este punto, la entidad ha censurado que para determinar el grado de saturación "se hayan utilizado cuatro indicadores cuestionables, que se fundamentan únicamente en datos depoblación, plazas turísticas y número de viviendas, pero se obvia la utilización de otros tipos de datos ambientales tal como marca el PIAT".

Según han indicado, si se hubieran incluido otros parámetroscomo el Índice de Presión Humana (IPH), datos sobre recursos limitados como el agua y la energía, depuración, residuos o transportes, la zonificación "habría sido muy diferente".

Además, Terraferida ha considerado que la propuesta del Consell

es "contradictoria", dado que, pese a que por un lado plantea una serie de objetivos territoriales, sociales y ambientales, tales como "gestión más adecuada de los recursos y las infraestructuras", por otro, promueve el crecimiento del sector económico que más presión ejerce sobre los recursos y las infraestructuras, la extensión de la actividad turística hacia el interior y la difusión por toda la isla.

CRECE EL NÚMERO DE PLAZAS

Por otro lado, la entidad ha dejado de manifiesto que "las plazas legales actuales sumadas a las que se quieren repartir, ya superan el techo declarado por las autoridades turísticas", puesto que si se reparten las plazas de la bolsa, el total de plazas legales se situará en 438.516, por encima del techo de las 435.707 que declaró el ex consejero de Turismo, Biel Barceló, el mes de agosto.

Por ello, para Terraferida esta zonificación es una herramienta para "seguir creciendo en número de plazas".

En definitiva, esta zonificación no tiene ninguna base ambiental, crea expectativas de negocio y de regularización de la actividad turística ilegal, y fuerza por la vía de los hechos consumados elcrecimiento posterior de plazas.

RECLAMAN UNA ESTIMACIÓN SERIA DE LA PRESIÓN TURÍSTICA

Ante ello, la propuesta de la entidad es que se retire la propuesta y se vuelva a hacer una nueva zonificación de acuerdo con lo que marca la ley (el PIAT o el PTI), en base a criterios ambientales, a una estimación seria de la presión turísticasobre la vivienda y aplicando los mismos criterios en todas las zonas.

También plantean que "no se dé ni una plaza turística más en Mallorca" ya que, según han indicado, las 43.000 nuevas plazas que se quieren repartir vía zonificación "son virtuales, no han generado ningún derecho adquirido, no hay ninguna necesidad hacer crecer las plazas".