Idiomas
Banderas de diferentes países. GTRES

El número de alumnos españoles que salió al extranjero para aprender idiomas aumentó un 20% en 2017 respecto al año anterior, según se desprende de un informe de la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero (Aseproce), titulado Inmersión lingüística y aprendizaje de idiomas. 120.000 personas viajaron a otro país con este objetivo.

Los cursos en el extranjero que registraron una mayor demanda fueron las estancias de varias semanas durante el curso para menores de edad. Estas inmersiones lingüísticas intensivas repuntaron el 27% respecto a 2016. En segundo lugar, los viajes de un año académico entero aumentaron el 25% respecto al año anterior. Los viajes de verano mantuvieron el mismo nivel de ventas.

"Este cambio de tendencia parece ser consecuencia de la recuperación económica, ya que durante los años de crisis, los padres de familia han tomado una mayor conciencia de la importancia de estudiar idiomas a la hora de buscar trabajo", sostiene el presidente de Aseproce, Óscar Porras.

Según el estudio, el país preferido por los españoles para aprender inglés es Gran Bretaña. El 35% eligió ese país. Como segunda opción destaca Irlanda, con un 29% del total y, en tercer lugar, Estados Unidos, que recibió al 19% de los estudiantes.

El país que más aumentó el número de visitantes españoles fue Canadá, que se ha colocado en la cuarta posición de receptores de estudiantes, con un 10% del total.

El motivo por el que los jóvenes eligen cada vez más este destino, según Aseproce, se debe a las facilidades que ofrece el Gobierno canadiense a la hora de recibir estudiantes, facilitándoles al máximo la integración en su cultura y su mercado laboral mientras dura la estancia.

Más del 70% de las personas que viajaron al extranjero en 2017 eran menores de edad, el resto son adultos, estudiantes y profesionales que necesitan mejorar sus perspectivas laborales.