1 Foto Junta
1 Foto Junta JUNTA DE ANDALUCÍA

Según han detallado el delegado de la Junta, Francisco José Romero, y el delegado territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Manuel Ceada, estas ayudas, convocadas en régimen de concurrencia competitiva, apoyan una inversión empresarial superior a 270.000 euros para avanzar en prevención de riesgos laborales, ha informado la Junta en una nota.

En este sentido, han animado a las empresas onubenses, especialmente a las de menor tamaño, a que se conciencien sobre la importancia de la prevención y que hagan uso de las herramientas que pone a su disposición el Gobierno andaluz con este fin, como es el caso de estas subvenciones.

También han detallado que los incentivos, de hasta el 75 por ciento de la inversión total, repercutirán sobre la seguridad de estas empresas, pymes y autónomos de los sectores, con estas ayudas concedidas, que oscilan entre 3.200 y 18.000 euros.

La norma reguladora establece como beneficiarios del programa los sectores de actividad con mayores índices de siniestralidad, como la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; la industria manufacturera; la construcción, y el transporte y almacenamiento de mercancías.

Asimismo, en esta convocatoria se han priorizado las solicitudes para proyectos de mejora de la protección en actividades concretas, como las relacionadas con la exposición a sílice (empresas de transformado del cuarzo); agentes cancerígenos, mutágenos y teratógenos (malformaciones); control del ruido en la industria de la madera; implantación de dispositivos de prevención del vuelco de maquinaria; proyectos de ergonomía participativa -estrategias para prevenir los trastornos musculoesqueléticos por las cargas físicas en los centros de trabajo-, o mejora de la ergonomía en la industria agroalimentaria.

El programa de ayudas, que se convocó en régimen de concurrencia competitiva, ha tenido cuatro modalidades o tipologías de proyectos subvencionables. La primera línea, con incentivos que oscilan entre 2.000 y 18.000 euros, está destinada a incentivar proyectos de mejora de la estructura preventiva propia en la empresa y de formación en seguridad laboral, así como gastos de contratación de técnicos de seguridad.

La segunda modalidad, con cuantías iguales a la anterior, financia la puesta en marcha de proyectos para facilitar el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad laboral. Así, se incentivan tanto los programas específicos para prevenir accidentes que haya sufrido la empresa como el diseño de sistemas de gestión de seguridad y salud laboral, los diagnósticos de riesgos emergentes, los planes de formación específica y los estudios ergonómicos y psicosociales, entre otros.

La tercera línea recoge ayudas de entre 2.000 y 18.000 euros para la implantación de nuevos equipos y medidas de seguridad y se subvenciona desde la adaptación hasta la compra de equipos de seguridad en los distintos sectores, incluyendo la sustitución en la construcción de andamios antiguos o defectuosos por otros que se ajusten a la normativa europea, instalaciones para prevenir riesgos químicos, maquinaria y tractores agrícolas y trabajos de transformados de cuarzo.

Por último, la cuarta modalidad recoge incentivos de entre 1.500 y 12.000 euros para promover el diseño de iniciativas innovadoras y el desarrollo e intercambio de buenas prácticas preventivas entre las empresas.

Consulta aquí más noticias de Huelva.