El pleno de la Corporación de Vigo ha aprobado este miércoles una moción, presentada por el PSOE (y que contó con los votos favorables de socialistas y 'populares', y el voto en contra de Marea), en la que se insta a la Xunta de Galicia a acometer, "por la vía de urgencia", el trasvase desde el río Verdugo al sistema de abastecimiento de la ciudad y de su área.

El concejal de Fomento, David Regades, ha defendido esta iniciativa y ha recordado que la Xunta tiene la competencia de garantizar el abastecimiento de agua en los sistemas 'en alta', y que la necesidad generada tras la sequía severa del otoño pasado en el área viguesa "no ha desaparecido, no es nueva y va a volver a aparecer".

El edil socialista ha subrayado que, pese a las dificultades de meses pasados, Vigo ha sido "solidaria" y no ha dejado de atender a otros ayuntamientos, que se abastecen también de la presa de Eiras, y ha criticado que, aunque es su obligación, la Xunta no adoptó medidas para paliar los efectos de la sequía.

Regades ha reclamado que esa actuación se ejecute "por la vía de urgencia" porque una tramitación ordinaria, como ha anunciado Augas de Galicia, alargaría los plazos "a 660 días", es decir, hasta diciembre de 2022. "¿Qué pasa si el año que viene hay sequía? Que la Xunta sea responsable y se ponga a trabajar", ha proclamado.

APOYO DEL PP

Por su parte, la concejala del PP Teresa Egerique ha señalado que esa obra "se va a hacer", y que no será una actuación de emergencia porque ya no se dan las condiciones "y el escenario es bien distinto". Así, ha indicado que, si el Ayuntamiento de Vigo hubiera firmado el convenio cuando se acordó, y no un mes después, "y sin crédito", "se habría comenzado la obra".

En todo caso, ha incidido en que la ciudad "tiene un problema de calidad y no de cantidad", y ha recordado que el PSdeG se abstuvo, en el Parlamento de Galicia, ante una moción del BNG en contra del trasvase. "Ahora se quieren lavar la cara", ha sentenciado.

Con todo y con eso, el PP ha votado a favor de la moción, que supone apoyar la tramitación por vía urgente, es decir, acortando plazos (que es diferente a la obra de emergencia pactada inicialmente).

CULTURA DE AHORRO DEL AGUA

Mientras, el portavoz de Marea de Vigo, Rubén Pérez, ha criticado la "política demagógica" que tanto Ayuntamiento como Xunta hacen al respecto del agua, y ha señalado que la tramitación urgente de cualquier actuación debe ser una decisión técnica, y no política.

Pérez ha incidido también en que, antes de ejecutar una obra como un trasvase o conducción desde el río Verdugo, el Ayuntamiento tiene que poner en marcha medidas para eliminar el 20 por ciento de agua que se pierde en fugas, para sustituir las conducciones que aún quedan de fibrocemento y, sobre todo, para modificar el sistema de tarificación (de manera que no se cobre un mínimo de 30 metros cúbicos, sino solo aquella agua que se consuma).

"En Vigo no existe una cultura de ahorro de agua, porque la concesionaria no factura por el consumo real", ha apuntado, y ha preguntado por qué Aqualia no ha invertido en renovar y mejorar las infraestructuras de abastecimiento, y sí lo ha hecho en "setos decorativos y bombas de palenque para fiestas".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.