Además, el 51,6% de la población canaria afirma elaborar y cumplir un presupuesto mensual de gastos. De este modo, los consumidores más planificados pueden tener mayor control sobre a qué destinan su dinero y cuánto les queda disponible para otros asuntos como el ocio o el ahorro, aunque sigan suponiendo la parte minoritaria de dicho presupuesto.

Aun así, los canarios son los que menos cumplen su presupuesto mensual, casi 18 puntos porcentuales por debajo de la media nacional (69,3%).

Los gastos que ocupan la mayor parte de sus ingresos son los destinados a pagar gastos necesarios del día a día -como facturas, comida o transporte-, abarcando casi la mitad de lo que ganan los consumidores de la región (44,3%), y los dedicados a amortizar las deudas contraídas en el pasado, aunque solo supone el 21% del total.

Esta distribución del presupuesto para cubrir las necesidades de consumo básico deja escaso margen para otras cuestiones también importantes como son el ahorro, el ocio e incluso la inversión.

Respecto al resto del dinero disponible, aunque por un estrechísimo margen, los isleños prefieren dedicar su dinero al ahorro (14,9%) antes que gastarlo en cosas que catalogan como prescindibles (13,6%), como son caprichos, salidas nocturnas y ocio, al contrario que la tendencia nacional.

Con todo, el 30,1% de los encuestados de la región afirma que no ahorra o no ahorra más porque prefiere darse caprichos.

En lo relativo a la inversión, aunque la proporción de la renta dedicada a ello es modesta, y apenas alcanza el 6,1%, existe una parte considerable de la población canaria que prefiere renunciar al consumo actual para obtener beneficios futuros, es decir, hasta un 35,5% de la población de Canarias afirma que destina dinero a este fin y elige invertir algo de sus recursos actuales con la expectativa de recibir una rentabilidad más adelante.

Álvaro Bas, director de desarrollo de negocio de Rastreator.com concluye: "Ahorrar es importante para la mayoría de las personas y, aunque no siempre resulta sencillo, el primer paso es planificarse y ser muy conscientes de todos los gatos que tenemos para analizar en cuales podemos y estamos dispuestos a recortar. En definitiva, poner en práctica el consumo inteligente, informándonos donde podemos conseguir el mayor ahorro. Los comparadores de precios son una de las herramientas más populares de los ahorradores porque les permite acceder a una radiografía ordenada y completa del mercado y les ayuda decidirse por la mejor oferta para sus bolsillos".