Según informa el Instituto Armado en un comunicado, los hechos tuvieron lugar dentro de los controles establecidos por la Guardia Civil en el puerto de Tarifa para evitar el paso de vehículos sustraídos en Europa hacia un tercer país .

En las inspecciones que realizaron a los turismos que esperaban para realizar el embarque hacia Tánger (Marruecos), hallaron tres vehículos Dacia Sandero, Dacia Logan y Toyota Rav-4, cuyas documentaciones y elementos fijos presentaban deficiencias.

Si bien, las primeras consultas que realizaron sobre las placas de matrícula en SIGO (Sistema Integral de Gestión Operativa), no constaba como sustraídos, al verificar el número de bastidor comprobaron como había sido modificado, por lo que solicitaron a la empresa fabricante del vehículo los números de bastidores verdaderos. Una vez obtenidos, fueron comprobados en SIGO confirmando la sustracción de los mismos.

Por ello se detuvo a los conductores de los vehículos, de nacionalidad marroquí y con antecedentes policiales, como presuntos autores de un delito de receptación.

Los detenidos, para eludir los controles fronterizos de la Guardia Civil, tienen como objetivo llevar los vehículos hasta Marruecos portando un contrato de compraventa realizado entre particulares y la documentación y placas de matrículas falsificadas. Una vez en el país de destino son rematriculados siendo casi imposible su localización.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.