Puigdemont
Una imagen del programa televisivo que ha dado a conocer los mensajes. @elprogramadear

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha reconocido que el proceso independentista "ha terminado" y que sus correligionarios le han "sacrificado" como candidato después de que el "plan de Moncloa" haya "triunfado", según unos supuestos mensajes de texto que ha difundido Telecinco en el programa de Ana Rosa Quintana.

La cadena televisiva ha afirmado este miércoles que Puigdemont envió estos mensajes este martes al diputado de ERC Toni Comín, uno de los fugados en Bélgica, poco después de que se aplazara el debate de investidura en el Parlament, y en los que el candidato de JxCat admite que se vuelven a vivir "los últimos días de la Cataluña republicana".

"El plan de Moncloa triunfa, solo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no el ridículo histórico, es histórico", escribe el expresidente catalán.

Puigdemont confiesa a Comín que tiene claro que "esto ha terminado" y que los suyos los han "sacrificado", al menos a él, y recuerda las palabras del portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, avanzando que quizá habría que "sacrificar" al candidato de JxCat.

"Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado, al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo) pero yo ya estoy sacrificado", insiste.

El candidato de JxCat admite que se vuelven a vivir "los últimos días de la Cataluña republicana" y que dedicará lo que le queda de vida en proteger su "reputación" después de haber recibido "calumnias" y "mentiras".

"No sé lo que me queda de vida (¡espero que mucha!), pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia", escribe.

Puigdemont: "Siempre he entendido que hay límites, como la privacidad"

Tras hacerse públicos los mensajes, Puigdemont ha respondido a través de Twitter.

"Soy periodista y siempre he entendido que hay límites, como la privacidad, que nunca se tienen que violar. Soy humano y hay momentos en que también yo dudo. También soy el President y no me arrugaré ni me echaré para atrás, por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos y el país. Seguimos!", ha escrito.

Fuentes cercanas a Puigdemont atribuyen la conversación a un mal momento

Fuentes cercanas al expresidente Carles Puigdemont han atribuido la conversación privada entre él y el conseller cesado Toni Comín que se ha difundido este miércoles por Telecinco a un "mal momento" que ya se ha superado.

Desde el entorno del líder de JxCat denuncian "la falta de límites y la vulneración de la intimidad que supone divulgar conversaciones privadas", y recuerdan que Puigdemont "es una persona y tiene sus momentos, como todo el mundo".

En este sentido, admiten que la actuación de ERC, a raíz del aplazamiento del debate de investidura, "le sorprendió ".

"Pero ser valiente no es tener malos momentos, sino superarlos", añaden, remarcando que Puigdemont lo hizo "una vez más" y que su mensaje en vídeo que se difundió por la noche a través de las redes sociales es "el que recoge su posición política" y es fruto de la "reflexión personal" y de "las diversas conversaciones que mantuvo".

Desconocen la veracidad

Junts per Catalunya (JxCat) desconoce la veracidad de los mensajes de su líder y expresidente catalán, Carles Puigdemont, desvelados por Telecinco, pero en todo caso remarca que, de ser ciertos, se circunscriben al ámbito privado.

Fuentes del primer grupo independentista del Parlament han indicado que desconocen si son ciertos los mensajes de Puigdemont, a quien el presidente del Parlament, Roger Torrent, mantiene como candidato a la Presidencia de la Generalitat pese a que este marte aplazó su debate de investidura, lo que generó polémica entre las fuerzas soberanistas.

En todo caso, las mismas fuentes remarcan que, si fueran ciertos los mensajes, se inscribirían en el ámbito de una conversación privada, por lo que han evitado realizar valoraciones políticas sobre los mismos.