Puerta forzada en una vivienda de Burlada
Puerta forzada en una vivienda de Burlada GOBIERNO DE NAVARRA

La primera detención la realizó un policía foral fuera de servicio, que actuó en un supermercado donde un vecino de Pamplona de 35 años cometió sendos delitos de robo con violencia y atentado a agente de la autoridad.

Los hechos sucedieron cuando observó a una empleada del establecimiento recriminando a un hombre que se marchaba sin pagar varias botellas de bebida, valoradas en 32 euros. El agente se identificó como policía y dio el alto al ladrón, que se revolvió contra él y llegó a esgrimir un destornillador. El policía foral lo redujo y controló hasta la llegada de una patrulla de apoyo uniformada, que trasladó al detenido hasta dependencias de Policía Foral. Se ocupa de las diligencias el Juzgado de Instrucción nº 5 de Pamplona, ha informado el Gobierno de Navarra en un comunicado.

El segundo apresamiento ocurrió de madrugada en una vivienda de Burlada, a la que el presunto autor accedió forzando la puerta de una bajera contigua. Los propietarios oyeron ruidos y sorprendieron a dos jóvenes revolviendo los armarios, que emprendieron la huida. Los perjudicados avisaron a la Policía Municipal de la localidad que les aconsejaron no tocar nada hasta que acudiera la policía científica de la Policía Foral a tomar huellas. En la denuncia echaron en falta una tablet, un ordenador portátil y una bicicleta.

Los policías forales realizaron la inspección ocular y localizaron objetos con huellas que permitieron identificar a uno de los implicados, un varón de 25 años de origen marroquí y con antecedentes relacionados. La Policía Municipal de Burlada lo detuvo poniéndolo a disposición de la Policía Foral en calidad de detenido, que continuó con la elaboración del atestado correspondiente.

Finalmente agentes de la Policía Municipal de Tudela han entregado este fin de semana a la Policía Foral a un vecino de la localidad de 20 años, de origen colombiano, como presunto autor de varios delitos de hurto.

Los hechos se conocieron cuando en una discoteca de la capital ribera personal de seguridad avisó a la policía local porque tenían retenido a un varón que había estado implicado en una pelea en el interior del local. Al separarlo observaron que portaba varios teléfonos móviles de los que no pudo indicar su procedencia. Los agentes localizaron entre sus pertenencias, además de los cuatro smartphone, dos de ellos de alta gama, una cartera con dos DNI de distintas personas y una tarjeta de crédito a nombre de una tercera.

A la vista de los indicios de hurto fue detenido y trasladado a dependencias de Policía Foral para la elaboración del correspondiente atestado.

Consulta aquí más noticias de Navarra.