Samsung
Sede de la compañía Samsung en Seúl (Corea del Sur). EFE

El gigante tecnológico surcoreano Samsung Electronics logró en 2017 un beneficio neto de 42,19 billones de wones (31.670 millones de euros, 39.308 millones de dólares), lo que supone un 85,6% más que en 2016 gracias al auge de su negocio de memorias.

La compañía con sede en Suwon (al sur de Seúl) logró además un beneficio bruto de explotación de 56,2 billones de wones (42.194 millones de euros/52.357 millones de dólares), un 83% más que el año anterior, indicó la compañía en un comunicado publicado este martes.

Su ganancia operativa fue de 53,65 billones de wones (40.276 millones de euros, 49.981 millones de dólares), un 83,4% apoyada en una facturación de 239,58 billones (179.926 millones de euros, 223.365 millones de dólares), que supera en un 18,6% a la de 2016.

En lo que respecta al cuarto trimestre del año, el mayor fabricante de chips de memoria del mundo incrementó su beneficio neto en un 72,9% interanual hasta los 12,26 billones de wones (9.215 millones de euros, 11.434 millones de dólares).

Su ganancia operativa fue de 15,15 billones (11.387 millones de euros, 14.128 millones de dólares), un 64,3% más en comparación con el último trimestre de 2016, y sus ventas sumaron 65,98 billones (49.592 millones de euros, 61.535 millones de dólares), un 23,7% más.

Demanda estable

La empresa atribuyó el buen rendimiento del cuarto trimestre a su unidad de negocio de componentes, que fabrica las memorias DRAM y NAND que han fortalecido durante 2017 los resultados financieros de la empresa.

Samsung aseguró en el comunicado que "los pedidos de memorias de alto rendimiento para servidores y almacenamiento móvil se han mantenido sólidos" en octubre-diciembre.

Su hegemonía en el sector de este tipo de memorias, unido a la altísima demanda ante el auge de los macrodatos ("big data") y el internet de las cosas (IoT), ha disparado los precios para este tipo de productos y beneficiado enormemente a Samsung.

La empresa prevé que esta fuerte demanda se mantendrá estable en todo 2018 por la necesidad de abastecer a los nuevos centros de datos y de proveer a fabricantes de móviles de alta gama y planea seguir reforzar su producción para dar abasto a estos pedidos.