El presidente del Grupo San Valero, Ángel García de Jalón
El presidente del Grupo San Valero, Ángel García de Jalón EUROPA PRESS

Así se narra en el libro 'Orígenes del Grupo San Valero. La primera Escuela Profesional', que recopila imágenes, fuentes, vivencias, testimonios y apuntes de los impulsores de este proyecto en los periodos iniciales de la escuela.

El presidente del grupo, Ángel García de Jalón, es el autor de esta obra, que se ha presentado este martes en la Casa de la Iglesia, acto que ha sido presidido por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, que también la prologa, subrayando que este es un "relato de familia eclesial" y "una radiografía social de Zaragoza desde la década de los 50".

Además, refleja como el Grupo San Valero posee desde sus orígenes "la vocación por educar, a la luz de los principios inspiradores del humanismo cristiano y de la Doctrinal Social de la Iglesia", apunta el prelado en el prólogo.

Este acto cierra las jornadas 'San Valero, de par en par', organizadas desde el pasado jueves coincidiendo con la celebración del patrón de Zaragoza y con motivo de la conmemoración del 700 aniversario de creación de la Archidiócesis.

INDUSTRIALIZACIÓN

García de Jalón ha explicado a Europa Press que es un relato sencillo, que aborda los primeros cursos de esta escuela, hasta finales de los años 50, que nació "en un momento de incipiente industrialización de la ciudad".

Su lectura permite conocer "no solo una parte de la historia de esta escuela y del grupo, sino de la ciudad y del barrio de Delicias, donde nació, en la década de los años 50 y 60, y que conviene recordar".

Según ha apuntado, fueron pioneros en crear unas enseñanzas para la capacitación profesional por lo que la obra permite "ver la evolución de la Formación Profesional, a la vez que lo hacía la industrialización de Zaragoza", un proyecto en el que se implicaron las industrias del momento. La Iglesia fue pionera en España ya que después apareció el plan de formación profesional obrera, ha dicho.

La escuela comenzó a impartir sus clases en horario nocturno y de forma gratuita, en los locales parroquiales de la Iglesia de San Valero, en el barrio de las Delicias con el objetivo de "promocionar a la gente joven que venía emigrante del sur, chavales de 14 a 18 años, sin oficio, gente del campo, muchos de ellos analfabetos, que tenían serias dificultades para poder vivir en la ciudad ellos y sus familias", ha detallado el autor.

La escuela se montó sin medios y por eso durante dos años y tres cursos los maestros que daban las clases teóricas y prácticas fueron voluntariamente. "No cobraron nada, iban después de horario laboral" e impartían estas enseñanzas de 20.00 a 23.00 horas.

Los primeros sueldos y los primeros tornos se compraron con el dinero que se obtuvo de la venta de los sacos de papel que consiguieron que se les donaran de los que se desechaban de las obras de la base aérea americana.

El primer curso hubo unos 12 alumnos y 250 a los tres años, de forma que de los iniciales locales parroquiales, se fueron alquilando otros en la misma calle Unceta, donde tiene su sede la parroquia, y "después en los sótanos de otra parroquia próxima, la de Santo Dominguito".

PROFESORES

El autor del libro ha subrayado el "espíritu, valor y fuerza de voluntad" de los primeros impulsores y docentes de esta escuela para sacar adelante un proyecto "sin medios de ningún tipo". El primer director fue Emiliano García y el subdirector, Alfredo López.

Ambos maestros, comenzaron esta iniciativa, a la que se dedicaban fuera de su horario laboral, dos personas "ejemplares", que fueron ampliando el grupo. Además, eran "polifacéticos", ya que también impulsaron una rondalla, deportes de diferentes disciplinas, "gente entusiasta y con vocación docente", ha opinado.

Ha añadido que este libro es una forma de homenajear la memoria de aquellas personas por parte del Grupo San Valero puesto que "realizaron una labor difícil" y "con mucho cariño". Así, el origen de este libro es el 75 aniversario de la Parroquia de San Valero, donde García de Jalón pronunció una conferencia sobre esta obra parroquial que fue la escuela de aprendices.

De allí, surgió después la idea de publicar un libro para "tener un documento fehaciente" de los orígenes porque hasta ahora "no había nada escrito".

Sobre los alumnos, García de Jalón ha comentado que conoce a algunos que luego fueron profesores en la propia escuela, mientras que "otros han alcanzado puestos relevantes en la industria y en las empresas, no solo de Zaragoza sino fuera".

POSTERIOR EVOLUCIÓN

El autor de libro ha indicado que en los años 60 el arzobispo de Zaragoza, monseñor Casimiro Morcillo, concedió a la escuela el usufructo de un antiguo convento ubicado en la actual la calle Juan XXIII, que se reformó, y el mismo prelado les otorgó después el rango de obra diocesana de formación profesional, momento en el que se independizaron de la parroquia.

Posteriormente, en los años 90 del siglo pasado, el entonces arzobispo de Zaragoza, monseñor Elías Yanes, transformó esta obra diocesana en la Fundación Canónica Diocesana de San Valero, con una personalidad jurídica como tal.

A partir de ahí, "la fundación, y a expensas de la diócesis, construyó el edificio que hay en la calle Violeta Parra" y se fueron creando otros centros especializados, el primero, la Fundación Dominicana de San Valero, con tres centros en República Dominicana.

Le siguió SEAS, una plataforma para enseñanzas online con una oferta docente propia y que también hace plataforma para el resto de centros del grupo, y el CPA, un centro de formación para profesionales del mundo audiovisual, pero que actualmente imparte otros ciclos superiores de otras ramas, como el deporte.

Igualmente, forma parte del grupo la Universidad San Jorge y un "pequeño centro" que se gestiona en convenio con el Ayuntamiento de Zaragoza, el centro sociolaboral 'Casco Viejo', que está en las Tenerías, dedicado a personas "en el límite de la marginalidad y que no tiene oficio", ha manifestado García de Jalón.

Al respecto, ha explicado que "se trata de capacitarles en chapa, automóvil o peluquería para ayudarles a conseguir una empleabilidad", una acción que supone "volver a los orígenes del grupo".

El autor ha apostillado que si bien el libro se queda en el curso 1958-1959, al final da un salto para explicar cómo es el Grupo San Valero en la actualidad. Esta publicación no está a la venta, sino que se va a distribuir entre el personal del grupo, así como a personas interesadas.

EL AUTOR

Ángel García de Jalón Comet (Zaragoza, 1944) es doctor en Ciencias Químicas, médico especialista en Bioquímica Clínica, académico de la Real Academia de Ciencias de Zaragoza, director de varias tesis doctorales y autor de numerosos trabajos científicos en el ámbito de la bioquímica.

Está en posesión de la Cruz de Plata de la Orden del Mérito de la Guardia Civil y preside el Patronato de la Fundación Canónica Diocesana San Valero -Grupo San Valero- desde el 2008.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.