dionisio
Muñoz confía en que el PSOE gane las próximas elecciones. LUIS LÓPEZ

Aunque pueda parecer pronto, ¿nos podría hacer un pequeño balance de la acción del Gobierno local desde que ganó las últimas elecciones?
La palabra que mejor define estos meses de gestión es un absoluto y lamentable continuismo. Pero si tenemos en cuenta que hacen gala de un total absolutismo, este aspecto deja de ser positivo. Además, siguen teniendo las mismas pautas de conducta con la oposición y manteniendo un enfrentamiento con el Gobierno de España. En definitiva, es un Gobierno agotado, sin ideas y sin un proyecto de ciudad claro.

La palabra que mejor define estos meses de gestión es un absoluto y lamentable continuismo.

Uno de los temas que más polémica ha suscitado ha sido la subida de impuestos aprobada recientemente. ¿Cuál es su postura?
Ha sido una de las primeras medidas tomadas por este Gobierno, y lo más lamentable no es la subida en si misma, sino como se ha llegado a conformar esta decisión. En su campaña electoral, el Partido Popular no dijo nada de lo que tenía pensado hacer con los impuestos y una sociedad madura como la nuestra exige a los políticos que expliquen lo que piensan hacer en caso de ganar. Creo que si se suben los tributos y esto se les devuelve a los ciudadanos con unos servicios de calidad, los melillenses no tendrían ningún problema en hacer frente a estos gastos. Lo que no se puede hacer es actuar a espaldas de la ciudadanía.

¿Cree que los ciudadanos están al tanto de las iniciativas y de las decisiones que se toman desde la acción del Gobierno?
Melilla es un pequeño laboratorio y en este caso paradigma de lo que ocurre en muchos sitios de España. Es increíble pensar que cuando más medios de comunicación hay en la ciudad, la información sea más uniforme y teledirigida desde el Gobierno de la Ciudad Autónoma, debido a las subvenciones que da a los propios medios. Por ejemplo, muchos ciudadanos nos han manifestado que desconocían el aumento de los tributos, un hecho que les afecta directamente. Se intenta mantener un estado de control permanente de la información.

¿Cuáles son, en su opinión, las primeras necesidades que actualmente tiene la ciudad?
Tiene necesidades y retos. Hay que recordar que nuestro país en relación con la Unión Europea ha alcanzado un estatus que nos ha llevado a tener un papel de liderazgo. Melilla ha dejado perder durante muchos años grandes oportunidades de incorporarse a nuevos yacimientos de empleo que se están llevando a cabo en otras ciudades, ya que este Gobierno ha optado por la dependencia absoluta de los presupuestos públicos. Es importante pensar a medio y largo plazo, por lo que la educación y preparación de nuestros jóvenes es fundamental. Aún así, no hay un plan estratégico de ciudad que recoja las principales demandas y que implique a todos los sectores de la sociedad. Para conseguirlo, es básico el dialogo, y el Gobierno del PP está ensimismado en su mayoría absoluta.

¿Sería necesario para ello un entendimiento mayor entre la oposición y el Gobierno local? ¿Es posible?
En necesario, deseable. En definitiva, es una obligación. Además, sin una oposición no hay un gobierno que se legitime. La institución debe estar al servicio de los intereses de los ciudadanos y no al revés, al servicio de los dirigentes de un partido en concreto. Desde el día 22 de octubre de 2004, poco después de acceder a la Secretaria General del PSME, le envíe una carta al presidente del PP, manifestándole mi deseo de reunirnos para tratar temas de ciudad y la única respuesta fue que ya habría tiempo para ello. Todavía estoy esperando una fecha para ese encuentro.

Usted ha estrenado cargo como diputado de la Asamblea. ¿Cómo vive esta nueva etapa política desde la primera fila de batalla de la oposición?
Me gusta más el término de diputado-concejal. Seguimos siendo concejales de un Ayuntamiento con unas competencias autonómicas, pero no hay que perder de vista la denominación de concejal, porque quizás es el cargo que más nos acerca a los ciudadanos. Nosotros, desde el PSME estamos intentando que nuestro trabajo sea lo mas cercano posible a los melillenses. Es más, tenemos planificado, una vez pasen las elecciones generales, llevar a cabo un trabajo de proximidad en los barrios, que es donde se ven las necesidades y las soluciones a los problemas de la ciudad.

Le envíe una carta al presidente, manifestándole mi deseo de reunirnos. La única respuesta fue que ya habría tiempo para ello.

Desde el Partido Socialista de Melilla se ha criticado mucho la actitud del presidente Imbroda. La prepotencia ha sido uno de los términos más utilizados por usted para calificarlo. ¿Ha tenido la oportunidad de tratarlo fuera del ámbito político?
No creo que sea una cuestión de conocimiento personal. No es mi intención tener una relación personal con él, cosa que no rechazo a priori, lo que a mi me interesa es un entendimiento político. No obstante, la actitud de Imbroda como presidente del Gobierno local la podemos calificar como soberbia. Hasta la encuesta del CIS en 2005 lo reflejaba así. Utiliza su mayoría absoluta de una forma personalista. Creo que es una de sus grandes perdiciones. Su soberbia le ha llevado a tener retrasado un año el convenio de vivienda y a no firmar los convenios con el MAP, que Ceuta sí ha firmado.

En un plano más nacional, ¿Cómo ve las próximas elecciones generales?
La vemos con optimismo y con tranquilidad, sobre todo por la labor del Gobierno de Zapatero. Sería importante ganar para que se consolide en una legislatura más el proyecto del PSOE. En estos últimos años han ocurrido cosas que los melillenses ni siquiera imaginaban. Un ejemplo de ello es la visita del propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero o, sin ir más lejos, la visita de sus majestades los Reyes. En cuanto a la candidatura que presentamos desde Melilla, hay que decir que es muy atractiva, con gente muy preparada.

Tanto el PSME como el PP en Melilla se contradicen continuamente sobre quien ha hecho más por la ciudad. ¿Se convierte la acción del Gobierno central en un arma política?
No, lo que esta claro que la acción del Gobierno de España debe ser muy interesante para que el Gobierno local intente capitalizar lo que se hace desde Madrid y, por otro lado, ningunear las inversiones que se hacen en Melilla desde el Ejecutivo central. Por ejemplo, la ampliación del aeropuerto, un nuevo centro de salud, etc..Y además de la gestión directa con Melilla, hay una gestión a nivel nacional de la cual la ciudad también se beneficia, por lo que los melillenses en esta legislatura hemos sido objeto especial de atención del Gobierno de Zapatero. En Melilla se invierte un setenta por ciento mas de media en los presupuestos del Estado por melillense que en el resto del país. Es decir, si por cada español se invirtiera 100 euros, por un melillense se invertiría 170 euros.

Para finalizar, ¿cuál cree que es la principal demanda de los ciudadanos hacia los políticos?
Piden muchas cosas. Quieren una clase de político que responda a sus necesidades, a todo lo que esperan de él. Esperan honestidad, compromiso, sencillez y cumplimiento. No quieren un político que se sienta como un rey sol.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MELILLA.