La Asociación de Empresas de Ortopedia Técnica de Andalucía (Asoan) ha defendido la presunción de inocencia de las siete personas imputadas en el presunto fraude en la venta de sillas de ruedas en una ortopedia de Sevilla, después de que hayan sido detenidas por estafar al Servicio Andaluz de Salud (SAS) falsificando recetas y documentos para obtener y comercializar con dichas sillas, entre las que se encuentra el presidente de la patronal, Jaime Álvarez Díaz.

Partiendo de esta consideración y teniendo en cuenta que este hecho seencuentra en fase de instrucción, la junta directiva de Asoan, según ha informado la asociación a Europa Press, no ha aceptado la dimisión de su cargo presentada por Jaime Álvarez Díaz, mientras no se dirima la valoración judicial de los autos en curso.

La patronal subraya que la ortopedia andaluza "se ha caracterizado siempre por un servicio personalísimo a los ciudadanos, por su transparencia y por un incesante proceso de adaptación a los tiempos actuales".

"Entendemos que ha habido irregularidades en los últimos tiempos, pero sin duda se deben a situaciones muy puntuales que tienen que ver más con intervenciones individuales que con una praxis habitual", ha admitido Asoan.

La Asociación de Empresas de Ortopedia Técnica de Andalucía mantiene "unserio compromiso" con la sociedad, en relación a los valores propios de laorganización. "El bienestar de la ciudadanía, la mejora de los trabajadores yempresas del sector y la defensa de los colectivos relacionados son actuacionesprioritarias en el día a día de una asociación que aglutina a la mayoría de lasortopedias técnicas de Andalucía", ha concluido.

Cabe recordar que los siete detenidos por la Policía Nacional se encuentran en libertad con cargos como presuntos autores de delitos de estafa, falsedad documental y cohecho.

La investigación se inició en el mes de noviembre del año pasado, cuando los agentes tuvieron conocimiento de una denuncia formulada por una persona ante las autoridades sanitarias, a la que habían ofrecido una silla de ruedas de forma fraudulenta, sin necesidad de ser valorado por un traumatólogo y sin realizar ningún trámite, ni firmar documento alguno, solo debía de entregar su tarjeta sanitaria y pagar 300 euros.

Las diligencias llevadas a cabo por los agentes permitieron desmantelar todo un entramado criminal. En los puestos más importantes de la organización se encontraban un médico del Hospital Virgen Macarena de la capital que emitía las recetas fraudulentas y el administrador de la ortopedia, que facturaba al Servicio Andaluz de Salud por un valor de 3.277 euros cada silla.

La investigación ha conseguido destapar que por parte de la ortopedia investigada se han facturado 36.048,87 euros al Servicio Andaluz de Salud por sillas de ruedas a pacientes que no habían acudido a consulta alguna, mediante la utilización de recetas fraudulentas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.