José Manuel Franco, secretario general del PSOE-M, y Pedro Sánchez, líder del PSOE, en una reunión el pasado octubre.
José Manuel Franco, secretario general del PSOE-M, y Pedro Sánchez, líder del PSOE, en una reunión el pasado octubre. PSOE

José Manuel Franco, secretario general del PSOE-M, afirmó este miércoles que "nunca jamás" renunciaría a las siglas del PSOE en una candidatura electoral. "Nunca jamas podré ocultar unas siglas históricas como las nuestras", señaló preguntado por la posibilidad de que los socialistas compitan por el Ayuntamiento de Madrid integrados en una plataforma unitaria de izquierdas que no tuviera necesariamente el nombre del partido.

El líder de los socialistas madrileños intervino en un desayuno informativo organizado por el Nueva Economía Forum en Madrid, donde fue presentado por Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. A preguntas de los periodistas, Franco negó que haya ninguna discrepancia con Ferraz: "La prueba más evidente de que no hay ningún problema es quién me presenta y quiénes están aquí presentes", replicó.

Franco añadió que una de las "posibilidades" que contempla para "poder ganar las elecciones en la ciudad de Madrid" es que en la lista del PSOE y "en torno al proyecto socialista" puedan "sumarse personas y colectivos" que "compartan las líneas maestras" de sus planteamientos. "Las personas y colectivos que compartan nuestro proyecto -insistió- tiene las puertas de nuestro partido abiertas".

La semana pasada, Franco avanzó esta posible hoja de ruta en declaraciones a El País: "Si se dan las condiciones para la constitución de una plataforma de izquierdas, el PSOE-M, siempre que no se diluya su identidad, lo vería con buenos ojos", dijo entonces el líder de los socialistas madrileños, que se mostró abierto a que en esta candidatura hubiera "socialistas, personas vinculadas a Podemos, a IU, a movimientos sociales e independientes".

Franco también dijo hace días en declaraciones a los medios que tiene las "puertas abiertas" a las "fuerzas progresistas", lo cual desató especulaciones sobre la posibilidad de que el PSOE-M renunciara a su marca en la lista al Ayuntamiento, posibilidad que Ferraz rechazó de forma tajante: "Nosotros nos vamos a presentar con nuestras siglas en todo el territorio", apuntó el viernes Carmen Calvo, número cuatro de la dirección federal.

Lo que no avanzó este miércoles Franco fueron posibles nombres para hacer frente a Manuela Carmena: "El PSOE-M tiene cientos de posibles candidatos que harían una magnífica labor", se limitó a decir. El número uno de la federación madrileña prometió que "sea cual sea el candidato decidirán las bases" y señaló que el partido tiene "una cantera más que suficiente" como para encontrar un nombre que "suscitará entusiasmo".

Sí dejó claro, en cambio, que no contempla "ninguna posibilidad" de encabezar la plancha al Ayuntamiento o a la Comunidad. Por ahora, han sonado para la capital Cristina Narbona, Margarita Robles -ambas se descartaron- o Beatriz Corredor. Para la Asamblea, las apuestas apuntan a que repetirá Ángel Gabilondo. "Gabilondo va a ser lo que él quiera, porque lo que él quiera lo van a querer los militantes", comentó Franco este miércoles.

Sánchez, por su parte, elogió a Franco en su presentación. De él dijo que es un "hombre de principios", "leal", que "sabe escuchar" y que en lugar de "sólo señalar los problemas" es de los que "ofrecen soluciones". "Es un jugador de equipo, piensa en el valor de lo colectivo en la defensa y reparte juego en ataque", ahondó el líder del PSOE, quien se mostró convencido de que el secretario general del PSOE-M será capaz de "reconciliar" a la siempre convulsa federación madrileña.