Así, los ayuntamientos serán los encargados de solicitar estas ayudas económicas, ya que son las corporaciones locales las que tienen las competencias en bienestar animal.

El control ético de las colonias implicaría la identificación y esterilización de los gatos para evitar que se reproduzcan sin control y ello suponga un crecimiento desmedido de las colonias, han informado.

Además, también incluiría la creación de espacios reservados para que los gatos vivan en él. Paralelamente, el Consell promoverá una campaña de sensibilización para concienciar a la población de la necesidad de que los gatos domésticos estén esterilizados.