Según ha informado la Junta en nota de prensa, Castilla-La Mancha ha reducido su necesidad de financiación en 74 millones en un único ejercicio. De esta forma, en términos porcentuales, el déficit de la región el pasado mes de noviembre fue del 0,43 por ciento del PIB, reduciéndose consecuentemente con respecto al año pasado, cuando en ese mismo mes ascendía al 0,64 del PIB.

Desde el Gobierno regional han remarcado que, a la vista de los datos oficiales, el Ejecutivo autonómico "continúa con un proceso de saneamiento permanente de las finanzas públicas de la región, lo que se refleja en la reducción del déficit de la Comunidad Autónoma".

En este sentido, han recordado que en 2016, el primer ejercicio completo del actual Gobierno regional, la necesidad de financiación se redujo "prácticamente a la mitad" pasando de 605 millones de euros en diciembre de 2015 a 313 millones al finalizar 2016.

Del mismo modo, la Junta ha incidido en que el periodo medio de pago a proveedores "es otro de los indicadores en los que se evidencia el saneamiento de la Hacienda regional" que está llevando a cabo el Ejecutivo castellano-manchego. Así, según los datos que publicó el Ministerio de Hacienda y Función Pública, Castilla-La Mancha abonó las facturas a sus proveedores el pasado mes de noviembre en diez días, prácticamente la mitad de tiempo que la media de las comunidades autónomas, en las que el periodo medio de pago ascendió a 19 días.

"Unos buenos registros que se suceden mes tras mes, ya que la región ha encadenado seis meses consecutivos pagando las facturas a sus proveedores en diez días o menos", ha añadido.

Con respecto a la deuda pública, desde el Ejecutivo regional han remarcado que Castilla-La Mancha "es la tercera comunidad autónoma de régimen común que menos ha incrementado su deuda desde el inicio de la legislatura, con un incremento que es cinco veces menor al de la media nacional".

Consulta aquí más noticias de Toledo.