Las prórrogas tendrán vigencia del 1 de febrero de este año al 31 de enero de 2019 y sus presupuestos ascienden a 58.985 euros y 44.638 euros, respectivamente, según ha informado el Ayuntamiento en una nota.

El contrato de la asociación Banda de Txistularis de Pamplona incluye las actuaciones acompañando al cortejo municipal y otras intervenciones de interés. Entre otras presencias, se detallan los acompañamientos a la corporación municipal en la Procesión de San Fermín, en la Octava de San Fermín, en la celebración del Privilegio de la Unión, en la procesión de san saturnino y en la recepción al Ángel de Aralar.

Además se enumeran otras actuaciones como alrededor de 34 dianas de enero a junio y de noviembre a diciembre, alrededor de 19 bailables de junio a septiembre o actuaciones tradicionales en San Fermín (Chupinazo, pasacalles y bailables) o en San Fermín de Aldapa.

En el caso del contrato de la asociación Banda de Gaiteros de Pamplona, se concierta su presencia en actuaciones tradicionales en las fiestas de San Fermín como el Chupinazo, las Vísperas, la Procesión y Octava en honor al santo. Otros actos en los que participan son el Privilegio de la Unión, las fiestas de San Fermín de Aldapa, la procesión de San Saturnino o la despedida de los Gigantes y Cabezudos del 14 de julio.

Asimismo, la banda realiza el acompañamiento al Rey Europeo de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona, alrededor de 34 dianas de enero a junio y de noviembre a diciembre, alrededor de 19 bailables de junio a septiembre, los bailables de los días 6, 7 y 14 de julio y dos días de dianas en San Fermín de Aldapa.

GAITEROS Y TXISTULARIS MUNICIPALES DESDE 1942

La Banda de Gaiteros y la Banda de Txistularis de Pamplona se crearon por acuerdo de pleno del Ayuntamiento el 1 de mayo de 1942. El acuerdo fijó el régimen de obligaciones y derechos de sus miembros con un régimen propio de los músicos dependientes del Ayuntamiento.

En 1951, a propuesta de la Comisión de Fomento, fueron adscritas al Patronato de la Banda de Música, que conformaron desde entonces ambas entidades y La Pamplonesa. Los gaiteros y txistularis se incorporaron al patronato en régimen de equiparación con los miembros de la banda. Esta nueva situación jurídica continuó durante treinta y cinco años.

El 24 de diciembre de 1986, el pleno de la Corporación acordó la disolución del Patronato de la Banda de Música y la modificación de la relación jurídica que las tres formaciones musicales integrantes mantenían con el Ayuntamiento. Para preservar su estatus y el régimen de obligaciones y derechos de sus miembros, la relación se articuló mediante un convenio de treinta años de duración desde febrero de 1987. El espíritu del convenio fue el de salvaguardar la singular función, actividades y derechos de los músicos municipales.

Consulta aquí más noticias de Navarra.