Carmen Planas junto a responsable CAEB en Menorca
Carmen Planas junto a responsable CAEB en Menorca CAEB

Esta cifra es también menor que la media de crecimiento de Baleares, que ha sido del 3,3 por ciento, aunque Planas ha puesto en valor que "la economía menorquina ha venido consolidando su crecimiento trimestre a trimestre y normalizando su situación en un ciclo económico más maduro".

"El crecimiento de la economía de Menorca se está apoyando en mayor medida en la inversión empresarial, ante el ritmo más moderado del consumo de las familias. Prueba de ello es el repunte de la creación de empresas hasta el 2 por ciento", ha manifestado durante su visita a la isla.

Planas ha detallado que este empuje de la inversión ha sido especialmente dinámico en el ámbito de la construcción, con un aumento del número y del presupuesto de los proyectos visados, por encima de la media balear.

Por el contrario, el consumo ha sido más moderado como se observa, por ejemplo, en el descenso de vehículos matriculados y, también en el menor volumen de mercancías descargadas en los puertos.

CONSTRUCCIÓN Y TURISMO, SECTORES MÁS DINÁMICOS

La presidenta ha subrayado que los sectores más dinámicos son la construcción y el turismo. Así, el sector de la construcción se ha visto favorecido por el aumento de la inversión empresarial, mientras que la restauración y el alojamiento se han beneficiado de la creciente llegada de turistas, tal y como demuestra el aumento de afiliación de trabajadores en estos sectores.

Por contra, en el comercio y la industria la afiliación ha crecido más lentamente. En cualquier caso, la afiliación industrial ha duplicado el crecimiento anotado el año pasado.

Planas ha indicado que la contribución de los diferentes sectores al crecimiento de la economía depende tanto de su dinamismo como de su peso y, en este sentido, el valor añadido de Menorca se genera, en su gran mayoría, a través de actividades de servicios (casi el 83 por ciento ) y, en una proporción mucho menor, en la industria (9,2 por ciento) y la construcción (7,1 por ciento), si bien la aportación de la industria y, especialmente, de la actividad manufacturera menorquina supera la media balear.

Tras el análisis de la coyuntura económica menorquina, la presidenta de CAEB ha señalado que "Menorca seguirá creciendo" de la misma forma que la hará la economía a nivel mundial, europeo, nacional y regional".

Asimismo, ha asegurado que "la pauta de crecimiento será más equilibrada y el ritmo será ligeramente inferior" a consecuencia "del menor empuje de los vientos de cola favorables tales como el precio del petróleo o los tipos de interés".

RIESGOS

Planas ha remarcado que "no hay que menospreciar los riesgos" de carácter geopolítico, o los asociados a la inestabilidad financiera, ni otros como el 'Brexit' o la renegociación de acuerdos de comercio entre países.

Planas ha hecho hincapié en que el "gran reto" es aumentar la competitividad de Menorca y de Baleares en su conjunto. "Para lograrlo es preciso incrementar la productividad y la creación de valor, aspecto este en el que la formación y el aprovechamiento de las tecnologías son elementos fundamentales para avanzar, para progresar y para que este avance y este progreso se traduzca en un aumento del bienestar de los ciudadanos de Menorca y de Baleares", ha concluido.

NUEVO VICEPRESIDENTE DE CAEB EN MENORCA

Por otro lado, la presidenta ha abogado por la "unidad empresarial" con el objetivo de que los empresarios puedan "contribuir a la mejora del bienestar de los ciudadanos" en la presentación de José Guillermo Díaz Montañés como nuevo vicepresidente de CAEB en Menorca y homenaje a Joan Melis Nebot como vicepresidente saliente de la Confederación.

Planas ha destacado que CAEB quiere contribuir a esta mejora del bienestar ciudadano y al crecimiento económico y quiere hacerlo "desde el conocimiento y desde la unidad empresarial, porque nuestra vocación es aglutinar la voz de los empresarios, de todos los empresarios, ya sean grandes, medianos, microempresas o autónomos".

Por su parte, Díaz Montañés ha aprovechado su intervención para hacer hincapié en la necesidad de la "unidad empresarial como fuente de progreso social" y ha tendido la mano a las instituciones para trabajar conjuntamente a favor del desarrollo económico de la isla de manera que el empresariado sea entendido como un "dinamizador de la economía" y, de esta manera "contribuir a revitalizar la imagen del empresario en la sociedad menorquina".

El exvicepresidente de CAEB ha pedido "estabilidad y seguridad jurídica por parte de las instituciones" y ha lamentado que "cada cuatro años nos vemos expuestos a cambios de criterio mientras que los empresarios tenemos que hacer nuestros planes a medio y largo plazo".

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Joan Molas, ha centrado su intervención en pedir a las administraciones "infraestructuras que garanticen el suministro eléctrico de Menorca por ser este un aspecto fundamental para el progreso económico de la isla", así como "poner coto a la oferta turística ilegal que iguala o supera a la legal" y "no perder de vista el resurgir de destinos turísticos competidores que pueden poner en riesgo la temporada en la isla".