Así, tras ser cuestionado por el incendio presuntamente provocado por dos menores, una de 16 años, en libertad e investigada por la Fiscalía de Menores; y un chico de 13 años, inimputable, en el exterior de una gran superficie comercial de Málaga capital, Briones ha indicado que cada usuario de un móvil "puede hacer lo que estime conveniente, pero desde la prevención hay que explicar las consencuencias de todo esto".

"Colgarlo en la Red tiene consecuencias disciplinarias en un centro educativo y en la familia y también penales en el ámbito social", ha expuesto el subdelegado del Gobierno en Málaga, quien ha indicado que las redes sociales son un "instrumento de primer orden para bien" pero también ha advertido de que "un mal uso, como es el caso, lleva a un escenario complicado".

Así, ha continuado, la comisión de un delito y el hacerlo público "está evidenciando no sólo la falta de respeto y criterio moral de lo que está ocurriendo sino provocar un efecto ventilador y que el asunto sea conocido".

Según informó este pasado lunes la Policía Nacional, el fuego se inició en la tarde del pasado domingo en el exterior de la gran superficie, que afectó a carros de la compra, un toldo y la fachada del edificio, además de tener que desalojar un gimnasio situado en el centro comercial, que permanecía abierto al público, para preservar la seguridad de los usuarios.

Las pesquisas de los investigadores condujeron en un breve espacio de tiempo a la identificación de dos menores como presuntos responsables del incendio. Éstos habrían grabado incluso el incendio con un teléfono móvil y lo habrían subido -y luego borrado- en redes sociales. En uno de los archivos recuperados por los investigadores se observa a uno de los identificados junto a la zona habilitada para dejar los carros con un mechero en sus manos.

Consulta aquí más noticias de Málaga.