La investigación, llevada a cabo por agentes del Grupo de Delitos Contra la Libertad Sexual de la Policía Nacional, se inició el pasado día 15, cuando una educadora del casal infantil al que iba la víctima se percató del posible caso de pederastia tras conseguir que el niño le explicara qué le estaba pasando.

Según la denuncia, los hechos comenzaron cuando el menor conoció a Angel Rodrigo B.A., un joven de 27 años de nacionalidad ecuatoriana, que colaboraba desde hacía escasamente dos meses en el casal infantil y juvenil.

Al parecer, el voluntario hizo al niño varios regalos y consiguió la confianza del menor, tras lo que lo llevó a su casa, donde le obligó a hacerle tocamientos en diversas ocasiones. Según la policía, Angel Rodrigo B.A. puso en contacto al menor con su casero, José María H.P., de 45 años y con un antecedente policial por corrupción de menores y agresión sexual, y también abusó presuntamente del niño a cambio de regalos y dinero.

Según los investigadores, todos estos hechos ocurrieron en los domicilios de los dos detenidos. El caso se descubrió porque una de las educadoras del casal apreció una actitud extraña en el menor, consiguió que la víctima le contase lo que le estaba pasando y después de oír el relato del niño lo puso en conocimiento de la dirección del centro.

Los responsables del casal pusieron al corriente de lo sucedido a los padres del menor y los acompañaron a presentar la denuncia. Tras las detenciones de los dos presuntos pederastas, que pasarán hoy a disposición judicial, la policía ha practicado registros en los domicilios de los detenidos y ha intervenido diverso material pornográfico en diferentes soportes, un disco duro, una cámara de vídeo, un ordenador portátil, una agenda electrónica y una cámara de fotos digital