Los Príncipes y el Rey
Los Príncipes y sus hijas (izda); y el Rey, en Chile. ARCHIVO

¿Un Infante? ¿Una Infanta? ¿Gemelos? El anuncio del segundo embarazo de Letizia puso de nuevo sobre el tapete la cuestión sucesoria. Los republicanos se frotaban las manos ante la posibilidad de que naciera un varón. El mismo historiador Tom Burns Marañón, amigo personal y biógrafo del Rey comenta la anécdota de un almuerzo con dos amigos suyos nostálgicos de la Repuública" en su libro La Monarquía necesaria, editado por Planeta, Un plebiscito podría crear un escenario muy incómodo para la Monarquía, señala Burns, "Ya se encargarían mis dos amigos republicanos y sus correligionarios de abrir el debate sobre Monarquía sí, Monarquía no".

El 27 de noviembre del 2006, con la Princesa embarazada de menos de cuatro meses, se despejó la incógnita. El segundo bebé de los príncipes de Asturias sería una niña.

El nacimiento de Sofía

El 29 de abril, la princesa de Asturias dió a luz a su segunda hija, la Infanta Sofía. La niña vino al mundo en el Ruber, el mismo sanatorio privado donde había nacido Leonor. La hija menor de los Príncipes de Asturias nació mediante cesárea, pesó 3,310 kilogramos y midió 50 centímetros.

El hecho de que se tratara de una niña y no de un varón, convirtió en innecesaria, al menos de momento, una reforma constitucional para legitimar el derecho de acceso al trono de Leonor como primogénita. Los republicanos tendrían que esperar a que la naturaleza les diera una nueva oportunidad.

Una semana después del nacimiento, Felipe y Letizia mostraron a la recién nacida a los periodistas. Leonor, con un gracioso vestido rojo robó protagonismo a la pequeña. Sus jugueteos con un micrófono, que hicieron peligrar la señal institucional televisiva, fueron memorables.

El nacimiento de Sofía fue el acontecimiento más feliz de este año para la Familia Real española

En el aspecto estrictamente privado también ha habido grandes novedades en el seno de la familia real. La más importante, la separación de los Duques de Lugo tras trece años de matrimonio . El pasado 13 de noviembre Zarzuela confirmaba la noticia, adelantada por la edición digital de La Vanguardia.

La Infanta Doña Elena y Jaime de Marichalar se separaban de forma temporal. Doña Elena cogió sus cosas y a sus hijos y abandonaba el domicilio conyugal, propiedad de Jaime de Marichalar, para trasladarse a un chalet de 200 metros cuadrados y 500 de jardín en la madrileña colonia de Fuente del Berro, cercana a Torrespaña.

Los duques pactaron un régimen de visitas muy flexible por el bienestar de sus hijos. Tanto él como ella recogen de forma indistinta a los niños en el colegio donde estudian, el San Patricio, situado en el barrio de Salamanca. Ha sido esta la primera separación de la monarquía borbónica reinstaurada. La Infanta, madre de dos niños, Froilán y Victoria Federica, ocupa el cuarto puesto en la línea de sucesión a la corona. Las imágenes de lo que fue calificado por la propia revista Hola como el frío reencuentro de los duques tras la separación produjeron un profundo impacto.

Sin embargo, la actitud de ambos fue muy inteligente. Lo mejor, al comienzo de una separación ese no crear falsas expectativas en los niños sobre una reconciliación temprana.

A lo largo de las últimas semanas, los tertulianos de los programas del corazón han concentrado toda su atención en los duques de Lugo.

La separación de los Duques de Lugo ha copado la información de los programas del corazón en las últimas semanas

Jaime Peñafiel habló de una tercera persona, un jinete amigo de la Infanta desde hace mucho tiempo en quien Doña Elena habría buscado consuelo y apoyo tras la ruptura. Se especuló con la identidad del misterioso caballero y QMD publicó en portada unas fotos de la Infanta junto a Manoel Malta da Costa, quien ha declarado ante un medio portugués que él y la Infanta tienen "una buena relación de mucha amistad, respeto y consideración. La Infanta Elena es una señora respetable, nunca hemos hablado de su separación".

Muchas cosas han cambiado este año. A finales de agosto, tal vez para apaciguar a los grupos parlamentarios que pedían más transparencia en las cuentas de Casa Real, el monarca nombró, por primera vez en la historia de España, un interventor para controlarlas.

En septiembre, algunos independentistas quemaron fotografías del Rey en Gerona y fueron encausados por ello. Las fotos ocuparon la portada de muchos periódicos nacionales. La guinda tuvo lugar en Chile. Don Juan Carlos nunca pensó que su voz sería utilizada para los politonos de los adolescentes.

El "¿Por qué no te callas?" que le espetó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la última sesión plenaria de la XVII Cumbre Iberoamericana en Chile se ha convertido en una frase mundialmente famosa. A este paso, Don Juan Carlos, va a superar en popularidad mundial a su pariente, la Reina de Inglaterra. La monarquía británica está fuertemente enraizada en el Reino Unido. Don Juan Carlos, que cumplirá 70 años el cinco de enero, se ha ganado el respeto de la Comunidad Internacional con su intervención. Ha sido el único que se ha atrevido a poner los puntos sobre las íes a Hugo Chávez, uno de los personajes menos valorados por la opinión pública en todo el mundo.