Trabajadores de la construcción
Trabajadores de la construcción CEDIDA

Asimismo, el índice de incidencia de la siniestralidad laboral en las islas disminuyó un 4,12% a pesar del aumento del número de personas ocupadas, que se cifró en un 5,15%, un hecho que se da por primera vez en toda la serie y que se repite en todos los sectores económicos.

Éstos son algunos de los datos ofrecidos hoy martes en una rueda de prensa por el director general de Trabajo del Gobierno de Canarias, José Miguel González, que ha presentado las cifras de siniestralidad laboral correspondientes al ejercicio 2017.

En concreto, el índice de incidencia de la siniestralidad laboral representó una bajada del 4,5% en agricultura y pesca, un 7,88% en industria, un 4,08% en construcción y un 4,18% en servicios.

Porcentualmente, la siniestralidad laboral notificada se incrementó un 0,82%, lo que significa que en 2017 hubo más accidentes que en 2016; sin embargo, el nivel de personas que están trabajando ha superado "en mucho" ese porcentaje, pues se ha incrementado en un 5,15%, aclaró el director general.

En cuanto al numero de accidentes sin baja, el año pasado se notificaron un total de 33.875 accidentes de trabajo, un 0,63% menos, y en el traslado al puesto de trabajo (in itinere) se notificaron 3.222 accidentes, de los que 3.180 fueron leves, 33 graves o muy graves y 9 mortales, lo que supuso un 1,32% menos que en 2016.

Por sectores económicos, los accidentes de trabajo con baja han disminuido en el sector primario (-1,51%) y el industrial (-4,12%) y han subido en el sector de la construcción (7,25%) y el servicios (,0,49%), entre otras razones, porque estos dos sectores han visto reactivada su actividad y, por tanto, la probabilidad de que se produzcan accidentes laborales, apuntó José Miguel González.

Si bien se ha producido un cambio de tendencia que ha derivado en una caída del índice de incidencia de la siniestralidad, para el director general el nivel de accidentes en Canarias todavía sigue siendo "excesivo", de ahí que el objetivo más importante en estos momentos sea incrementar la cultura preventiva en el seno de las empresas, sobre todo en las pymes, donde el acceso a recursos de estas características es "mucho más limitado".

Por ello, desde la Dirección General, junto a la Inspección de Trabajo, se está velando por el aumento de la calidad del empleo, de las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores y también para establecer esa cultura preventiva y la formación necesaria a los trabajadores y los gestores de las empresas.