En total, en 2017 se realizaron 816 extracciones de plasma por aféresis, frente a las 614 del ejercicio anterior. Esta tendencia ascendente se prevé acentuar este ejercicio, con el objetivo de aumentar el nivel de autoabastecimiento de Navarra en componentes sanguíneos y derivados plasmáticos, que son la base para elaborar tratamientos de gran valor para pacientes inmunodeprimidos, hemofílicos, con problemas de coagulación o patologías en el hígado, entre otras enfermedades.

El objetivo inicial del Banco de Sangre y Tejidos es asegurar al menos seis donantes diarios de plasma en Pamplona y dos en Tudela. La programación de esta modalidad de donación se ajusta a las necesidades clínicas de plaquetas de los centros hospitalarios de Navarra, según ha informado el Ejecutivo en una nota. A medio plazo, se espera alcanzar las 10 donaciones diarias y generar un cupo estable de 500 voluntarios disponibles para realizar esta modalidad de donación, que permita lograr un mínimo de 2.000 donaciones anuales.

La técnica de la aféresis se realiza mediante un dispositivo que separa los componentes de la sangre en el momento de la extracción, selecciona los que necesita (plasma y plaquetas, principalmente) y devuelve al torrente sanguíneo los que no. El proceso dura en torno a una hora y se realiza en las mismas camillas donde se hacen las extracciones convencionales de sangre.

La necesidad de potenciar la plasmaféresis es una decisión compartida con otras comunidades autónomas y que cuenta con el respaldo del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, que también lanzará próximamente una campaña de captación de donantes en colaboración con las asociaciones de donantes.

El Banco de Sangre de Navarra remitió en otoño una carta a antiguos donantes por aféresis para animarles a reincorporarse al programa. Las acciones iniciales se han centrado en la captación de varones donantes habituales (acostumbrados a donar sangre al menos una vez al año), sin incidencias en donaciones previas, que no hayan recibido transfusiones, con buen acceso venoso y un peso de al menos 70 kilogramos.

Cualquier persona sana habituada a donar está invitada a informarse. Antes de incorporarle al programa, se realiza una breve entrevista de evaluación y pruebas analíticas complementarias, para garantizar que no tiene problemas de coagulación y presenta niveles óptimos de proteínas e inmunoglobulinas.

En la actualidad, se cuenta con tres equipos de extracción por aféresis en Pamplona y dos en Tudela, a los que se prevé sumar en breve un sistema más en cada uno de los puntos de donación.

BALANCE DE ACTIVIDAD EN DONACIÓN DE SANGRE

Según el balance de actividad del Banco de Sangre, el año pasado se realizaron 24.296 donaciones de sangre y plasma en Navarra, 16.907 de ellas en los puntos fijos de extracción (14.137 en la unidad disponible en Pamplona y 2.770 en Tudela) y 7.389 en el recorrido que realiza la unidad móvil por distintas localidades de Navarra a lo largo del año.

De las más de 24.000 donaciones realizadas, solo el 3,3% han sido de plasma y otros componentes por aféresis (las 816 extracciones ya citadas) y 152 fueron donaciones del propio paciente antes de someterse a una intervención quirúrgica, en previsión de que pueda necesitar una transfusión.

Entre las mejoras organizativas implantadas el año pasado, cabe destacar el programa de mejora en la gestión de necesidades de sangre (Patient Blood Managment) puesto en marcha por el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea en el segundo semestre de 2017, con el objetivo de reducir las necesidades de transfusión en pacientes con mejoras en la prevención de anemias y hemorragias, ha añadido el Gobierno.

Por otra parte, el punto fijo de extracción de sangre de Pamplona (calle Irunlarrea, 3) acaba de realizar algunas tareas de mantenimiento, entre ellas el pintado de instalaciones internas y externas y la incorporación de iluminación LED. Además, la decoración del espacio de refrigerio ha sido renovada con nuevos materiales de la Asociación de Donantes de Sangre (ADONA).

Entre los retos de Navarra en donación de sangre, destaca la necesidad de captar voluntarios entre las capas más jóvenes de la sociedad y garantizar su fidelización, especialmente en las zonas rurales, donde la población donante está más envejecida. El Banco de Sangre recuerda que las condiciones para donar son tener entre 18 y 65 años (las personas que superen esa edad pueden donar con permiso médico), pesar más de 52 kilos, tener una tensión arterial y pulso adecuado en el momento de la extracción, valores de hemoglobina, plaquetas y proteínas que se consideren aptos para la donación.

Consulta aquí más noticias de Navarra.