Morteruelo
El morteruelo mezcla carne de liebre o conejo, perdiz, codorniz, gallina e hígado de cerdo. Cucharitadepalo

Liebres, perdices, tórtolas, ciervo, jabalí... ¿nos gusta la carne de caza a los españoles? Es llamativo: España es el mayor exportador, pero aquí sólo la consume una cuarta parte. Según la Asociación Interprofesional de la Carne de Caza (Asiccaza), el 24,9% de los ciudadanos españoles dice consumir carne de caza al menos una vez al año. Es decir, "aunque España es el mayor exportador de este tipo de producto y cada vez se consume más, no es un habitual en la gastronomía de los hogares españoles".

En el informe elaborado por la empresa especializada en investigación de mercados GFK también se destaca que un 4,6% de la población consume carne de caza semanalmente, siendo 1,4 la media de veces por semana que se consume este tipo de carne. Mientras, un 19,6% lo hace de manera mensual, mientras que la mayoría de consumidores de este tipo de carne, el 75,8%, lo hace con menor frecuencia. Es de ese modo que más del 90% de la carne de caza que se produce en España se acaba exportando.

En cuanto al perfil del consumidor, son sobretodo hombres de entre 35 y 45 años que poseen un nivel socioeconómico medio y alto y que se encuentran ubicados principalmente en el sur, noroeste y el norte de España. Otro dato importante que se deriva del estudio es que la principal forma de acceso a la carne de caza es directamente de la caza, ya sea propia o de familiares y amigos, con un 56,8%, seguido por el canal de restauración, con el 38,2%, y por último el canal Retail, de venta directa al público, con un 20,6%.

También se destaca que los ciudadanos que consumen la carne en bares y restaurantes pertenece en menor medida a los colectivos más jóvenes, de hasta 24 años, y de mayor edad, de más de 60 años. Asimismo, aquellos que adquieren carne de caza en establecimientos de venta al público proceden en su mayoría de la zona centro y poblaciones de entre 20 y 50 mil habitantes.

Con respecto a la valoración de los consumidores de la carne de caza, es muy positiva, ya que se sitúa por encima del ocho en una escala de diez puntos. En este sentido, el sabor es la característica mejor valorada con una nota de 8,43, seguida por la calidad, con 8,29, y la confianza, con 8,22. Además, más del 85% de los consumidores de carne de caza califica estos atributos con una nota superior a 7.

"Es importante mostrar al consumidor que la carne de caza posee unas características nutricionales excepcionales", dice el director gerente de Asiccaza, Jaime Hurtado. Sin embargo, se detecta que el principal freno al consumo de la carne de caza es su sabor, con un 42,3%, la dificultad para acceder a este tipo de carne, con un 22,8%; estar en contra de la caza por principios personales, con el 12,3%; y la falta de costumbre en consumir este tipo de producto, con el 9,3%.