Manifestación a favor de la despenalización del aborto en Irlanda
Pancartas en Dublín, Irlanda, en contra de la Octava Enmienda, que impide legislar la despenalización del aborto. GIUSEPPE MILO / FLICKR (CC)

El Consejo de Ministros del Gobierno irlandés aprobó este lunes la convocatoria de un referéndum sobre la derogación de la Octava Enmienda a la Constitución, que blinda a nivel constitucional la penalización del aborto. La votación se celebrará a finales de mayo.

Si la población apoyara la derogación de la Octava Enmienda, su texto se sustituiría por un que habilitaría al Parlamento para legislar en este ámbito.

El Consejo de Ministros aprobó la propuesta tras cuatro horas de reunión y bajo la iniciativa del primer ministro, el democristiano Leo Varadkar, que considera que la prohibición genérica de la interrupción voluntaria del embarazo es demasiado restrictiva.

La Octava Enmienda fue aprobada en 1983. En ella se consagra el derecho a la vida tanto de la madre como del no nacido y veta cualquier intervención al respecto del Parlamento. La actual Ley prohíbe la interrupción voluntaria del embarazo incluso en casos de violaciones, incestos y anomalías fetales.

Desde 2013, una nueva regulación permite la interrupción del embarazo cuando la vida de la madre corre peligro, lo que incluye la amenaza de suicidio.

"Cualquier enmienda a nuestra Constitución requiere una consideración cuidadosa por parte de los ciudadanos. Deben contar con un amplio periodo de tiempo para considerar los asuntos y tomar parte en un debate público bien informado", indicó el primer ministro.

Según las cifras de la Sanidad británica, 3.451 mujeres irlandesas acudieron a centros de Inglaterra y Gales en 2015 para abortar.

Entre 1980 y 2015, al menos 165.438 irlandesas se han sometido a una interrupción del embarazo en el Reino Unido, según el Ministerio de Salud británico.