La dirección de la planta de Opel en Figueruelas y la representación de los trabajadores han logrado un preacuerdo sobre su futura actividad que el martes deberá ser ratificado o rechazado en referéndum por la plantilla, según han informado fuentes de la negociación. El preacuerdo se ha conseguido dentro del plazo marcado por los negociadores, el cual vence este lunes, tras la intermediación del Gobierno de Aragón con su presidente, Javier Lambán, a la cabeza, y después de que el Ejecutivo central haya instado al consenso.

La negociación para que cristalice un nuevo convenio arrancó hace semanas, pero fue hace pocos días cuando entró en una fase decisiva tras suspender la dirección las conversaciones. Su decisión se conoció la semana pasada después de que el Comité de Empresa planteara unas condiciones que consideraba irrenunciables, entre ellas la definición de un plan industrial que garantizara el futuro de la planta zaragozana.

El estancamiento llevó al Gobierno de Aragón a ofrecer una intermediación. Lambán se reunió con la dirección y con la representación de los trabajadores a finales de la semana pasada y las partes pactaron una reanudación de las negociaciones, aunque fijaron un límite, la noche del lunes.

Está en juego no sólo el futuro laboral de más de 5.000 trabajadores, los que tiene Opel en Figueruelas, sino también en gran medida del sector auxiliar de automoción en la comunidad autónoma, que se calcula da empleo a unas 25.000 personas. El propio Lambán recordaba que de la actividad de Figueruelas depende la salud de la economía aragonesa.

Las partes negociadoras han confirmado la existencia sel preacuerdo: "Un acuerdo laboral" para los próximos cinco años, en palabras de la dirección, al que la plantilla tendrá que dar mañana validez en referéndum.

A la espera de los detalles, el acuerdo establece un marco para "mejorar la competitividad de la planta", aseguran desde la dirección. Es esta una "condición imprescindible para poder aspirar a nuevas inversiones y modelos dentro del Grupo PSA", propietaria de Opel, destacan. Por ello, la dirección apela a "la responsabilidad de todos los empleados para apoyar el acuerdo firmado".