La fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza).
La fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza). EUROPA PRESS

El convenio, que afecta a los trabajadores de Opel España, su mayoría de la planta de Figueruelas, caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte de PSA. Las negociaciones empezaron en octubre.

El pasado 22 de enero, los sindicatos decidieron suspender las negociaciones hasta que la dirección aceptase tratar cinco puntos que la representación de los trabajadores había marcado como prioritarios, entre los que hay un plan industrial para asegurar la viabilidad de la planta en los próximos años. En este contexto, PSA anunció la paralización del plan del nuevo Opel Corsa y descartaba más inversiones en la planta.

Aunque las negociaciones parecían haberse roto, gracias a la mediación del Gobierno de Aragón, el pasado viernes las dos partes volvieron a sentarse a negociar en una reunión que se alargó durante toda la jornada. El sábado, los cinco sindicatos con representación en el comité de empresa -UGT, CC.OO., OSTA, CGT y Acumagme- llevaron a sus afiliados la propuesta de la empresa, que coincidieron en calificar de "insuficiente".

La propuesta recogía un 10 por ciento de rebaja en pluses, congelación salarial en 2018 y 2019 e incremento del 50 por ciento del IPC en el 2020, 2021 y 2022 y de rebaja de una paga que tienen los trabajadores al 50 por ciento.

También había una serie de propuestas sobre turnos, horas extras obligatorias o la eliminación del plus de calendarios especiales. Sí que ponía encima de la mesa un plan industrial y modelos en el caso de llegar a un acuerdo competitivo, aunque sin concretar los modelos, y sí que retomaría en el contrato de relevo para los nacidos en el 57. Estos son dos de los cinco puntos que los sindicatos habían acordado como prioritarios en la negociación.

Los tres restantes son que los empleados que han abandonado la fábrica en estos meses, alrededor de 170, vuelvan a ser contratados, un plan de rejuvenecimiento de la plantilla y que afecte a los trabajadores nacidos en los años 1958, 1959, 1960 y 1961 y con salidas pactadas a los 61 años y que las condiciones laborales de los empleados de niveles 6 y 7 estén pactadas y dentro del convenio colectivo, un apartado que trataron el sábado por la mañana y en el que también se registró algún avance.

De esta forma, las negociaciones entre dirección y representantes de los trabajadores continuaron durante todo el domingo, con más de diez horas de reuniones, y se han vuelto a iniciar este lunes a primera hora de la mañana.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.