Hospital de Antequera
Imagen de la fachada del hospital de Antequera. GOOGLE STREET VIEW

Una mujer de 64 años murió el pasado diciembre en el Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda (Jaén) tras pasar sola unas doce horas esperando en Urgencias. Al parecer, los sanitarios la llamaron varias veces y al no contestar la paciente, ya que no estaba en condiciones de hacerlo, pensaron que se había marchado. Y hace tan solo unos días, un hombre de 44 años falleció después de sufrir un ictus y pasar unas cinco horas sin recibir atención médica en el Hospital de Antequera (Málaga).

Tras estos dos graves incidentes, la Consejería de Salud ha decidido revisar los protocolos de actuación en las Urgencias de los hospitales públicos de Andalucía con el objetivo de reforzar la vigilancia sobre los pacientes, especialmente los más "frágiles y vulnerables", aquellos que no pueden comunicarse o que acuden a los centros sanitarios sin acompañante. Este mismo lunes, la consejera del ramo, Marina Álvarez, se reunió con responsables médicos y de Enfermería para que estos realicen sus aportaciones y en el menor tiempo posible se elabore un documento de implantación "inmediata".

A falta de ese documento definitivo, Álvarez avanzó algunas de las medidas que se tomarán a partir de ahora. Una de las más importantes consistirá en la identificación de los pacientes mediante una pulsera que incluya el nombre y apellido del enfermo y que se exigirá en todas las Urgencias públicas de la comunidad. Será además de colores, para clasificar al usuario en función de su gravedad.

Igualmente se reforzará la vigilancia asignando a cada paciente un equipo asistencial en el momento de su  ingreso, que tendrá que establecer un control riguroso de los pacientes a través, por ejemplo, de rondas periódicas. Para facilitar esta tarea, se agrupará a los enfermos más delicados en zonas concretas dentro de la sala de espera.

La Junta también va a revisar el protocolo de altas, dado que, según explicó la consejera, en muchas ocasiones los pacientes abandonan las Urgencias voluntariamente y "sin avisar" antes de que finalice su asistencia por lo que, al no poder localizarlos, se les da el alta. Salud establecerá en el nuevo documento que los sanitarios realicen una búsqueda activa paciente a paciente cuando no se pueda localizar a la primera a un usuario. Y plantearán, como medida complementaria, controles en las salidas, tener anotados los números de teléfono tanto del paciente como de sus acompañantes e, incluso, un sistema de localización por radiofrecuencia.

Por último, Salud ha hecho un llamamiento a la población para que se respeten las normas relativas al número de acompañantes, que solo permiten la entrada de uno a las Urgencias, ya que "la presencia de más familiares de lo permitido dificulta el trabajo asistencial y la vigilancia".

Balance del Plan de Alta Frecuentación

Entre el 1 de diciembre y el 15 de enero se han atendido más de 400.000 urgencias en los hospitales y más de 700.000 en los centros de salud, lo que supone un incremento del 19,4 y el 16,6%, respectivamente, respecto al mismo periodo del año anterior.

El Plan de Alta Frecuentación se divide en fase, en función de la demanda que se registra en los centros. Durante dos semanas consecutivas, del 25 de diciembre al 7 de enero, se tuvo que mantener la Fase III, lo que indica un alto nivel de presión asistencial. Actualmente, está establecida la Fase II.

Para llevar a cabo este plan, la Consejería de Salud ha contratado a más de 1.100 profesionales, además de mejorar el contrato de otros que habitualmente solo hacen guardias y que en este periodo han estado trabajando a jornada completa.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.