Puigdemont, en Bruselas
Imagen de Carles Puigdemont en Bruselas. AGENCIA ATLAS

Máxima presión sobre Carles Puigdemont en las propias filas independentistas. ERC, el partido que se perfilaba ganador de los comicios autonómicos y que a última hora -ante la detención de Oriol Junqueras- fue rebasado por JxCat en votos y escaños (34 de la formación centrista por 32 de Esquerra Republicana) está forzando la máquina para que Puigdemont renuncie.

El objetivo es claro: poder conformar un gobierno de corte independentista y no involucrarse en una batalla judicial frente al Tribunal Constitucional y todos los resortes del Estado perdida de antemano. En la cúpula de ERC saben que la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno de Rajoy, apoyado por el PSOE y Ciudadanos, sólo cesará si es investido un president, o presidenta, que no se encuentre ni encarcelado ni prófugo de la justicia.

Sabrià, Tardà, Rufián...

Igual que Junqueras es consciente de que no puede ser presidente de Cataluña, en ERC están decididos a que Puigdemont también se sacrifique por "el país".  El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha reiterado este lunes su apoyo a la investidura de Puigdemont , pero, y esto es lo relevante, ha coincidido con su portavoz en el Congreso, Joan Tardà, en que "por encima de todo está el país". Tardá ha dicho que si fuera necesario habría que "sacrificar" a Puigdemont.

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, quien ha afirmado que "no hay nadie imprescindible" en el proceso independentista. Al respecto, ha asegurado este martes que "habrá investidura, como se pueda y el Estado permita".

Reunión de JxCat, ERC y la CUP

Ahora mismo, representantes de JxCat, ERC y la CUP están reunidos este lunes desde las 16.30 horas en el Parlament para abordar el pleno de investidura de este martes. En la reunión se aborda el contenido del pacto de Govern que la CUP exige acordar antes de garantizar su apoyo al candidato de JxCat, Carles Puigdemont.

Por parte de la CUP han asistido sus cuatro diputados en la Cámara: Carles Riera, Maria Sirvent, Natàlia Sànchez y Vidal Aragonés, y por parte de JxCat Josep Rull, Elsa Artadi y Albert Batet.   

La opción de Artadi 

Es precisamente la recién nombrada portavoz de JxCat Elsa Artadi, de 41 años, quien podría beneficiarse de la imposibilidad de Puigdemont de ser presidente al estar fugado en Bélgica y acusado de los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación.

Artadi podría ser "una solución de consenso", según han asegurado a 20minutos fuentes del PDeCAT: es de la máxima confianza de Puigdemont, no está mal vista por Artur Mas (referente fundamental del PDeCAT pese a haber dimitido recientemente), podría contar con el apoyo de la CUP y ERC la aceptaría con tal de que Puigdemont renunciara y facilitara la conformación de un nuevo gobierno en Cataluña. El Ejecutivo de Rajoy no tendría más remedio que permitirlo y levantar el artículo 155, siempre que el nuevo gobierno acatara la Constitución Española.