Andi Nganso, médico en Lombardía (Italia)
Andi Nganso, médico en Lombardía (Italia) Facebook

El doctor Andi Nganso a sus 30 años ha tenido que soportar varias faltas de respeto en el centro de salud en el que trabaja, ubicado en la rica región de Lombardía, al norte de Italia. Pero la vivida hace unos días le causó una gran indignación y decidió compartirla en sus redes sociales.

Sucedió cuando acudió al ambulatorio una señora de unos 60 años, el médico se dispuso a atenderla, pero su respuesta fue del todo irrespetuosa: "Yo no me dejo tocar por un negro", le espetó. Nganso, acostumbrado a otro tipo de comentarios racistas, respondió: "Le doy las gracias. Así tengo un cuarto de hora para tomarme un café".

El doctor, natural de Camerún, llegó siendo un niño a Italia, con 12 años. Su caso refleja los graves episodios discriminatorios que aún hoy sufren miles de personas en todo el mundo. En su testimonio, Nganso explica que se ha encontrado a pacientes que no han "logrado disimular su desagrado" al encontrarse con un médico negro.

Cuenta que ha visto como padres les decían a sus hijos que "no hablaran con hombres negros", "otras veces, cuando me han visto han abandonado el ambulatorio con alguna excusa. No me indigno, pero esta vez la reacción de la paciente me dejó helado", explicó Nganso en su cuenta de Facebook, poco antes de borrar el post en el que expresó su malestar, según indica ABC.

La Asociación de Médicos de Origen Extranjero en Italia (AMSI) y otros movimientos han condenado este caso, y han apelado a la necesidad de preguntarse "por qué el racismo está creciendo" en el país, con una referencia velada a la actitud de algunos políticos de la ultraderecha, en particular de la Liga Norte.

"Las discriminaciones al personal médico de origen extranjero han aumentado un 30%, también en lugares públicos, en peticiones de alquiler de pisos o préstamos de los bancos", apunta la AMSI.