Según ha informado el Ayuntamiento, los propietarios del terreno sobre el que se levanta la valla deberán retirar este soporte publicitario, así como la estructura metálica que lo sujeta, ya que están ubicados en una zona de reserva según se recoge en el Plan Director Sectorial de Carreteras.

El artículo 30 de la Ley de Carreteras prohíbe la ejecución de cualquier tipo de obra o instalación en zona reservada, por lo que en el plazo de dos meses los propietarios del terreno deberán presentar un proyecto de restablecimiento.

El incumplimiento de esta orden de reposición de la realidad física alterada supondrá la imposición de hasta 12 multas coercitivas mientras dure dicho incumplimiento.