Equipo de investigación
Equipo de investigación UIB

Según han informado, el uso de protectores solares cuando se va a la playa provoca la introducción de múltiples compuestos en los ecosistemas marinos, entre ellos el dióxido de titanio, que pueden tener efectos perjudiciales tanto para la flora como para la fauna marina.

Desde la UIB señalan que este hecho se puede ver magnificado en zonas con gran presión turística como Baleares, aunque el impacto que pueden tener los compuestos presentes en los protectores solares no se había observado hasta ahora.

Así, la revista científica Ecotoxicology and Environmental Safety ha publicado recientemente este estudio del Nucox y del Ciberobn. En él se describe como la presencia de cremas solares en el medio incrementa los niveles de dióxido de titanio en las branquias de los mejillones. Este incremento es directamente proporcional a la concentración de crema solar presente en el medio.

Los investigadores de la UIB han observado que concentraciones bajas y medias de cremas solares (concentraciones similares a las determinadas en las aguas costeras de Baleares) provocan un incremento en la actividad de enzimas antioxidantes y que este incremento en las defensas antioxidantes evita la aparición de daño oxidativo en los mejillones e indica una respuesta adaptativa.

En cambio, concentraciones más elevadas de crema solar provocan una desactivación de estos mecanismos antioxidantes y un incremento en el daño oxidativo y potenciales efectos neurotóxicos en los mejillones.