Rajesh Maru
Rajesh Maru en una imagen compartida en sus redes sociales. FACEBOOK

Un hombre ha muerto tras ser absorbido por una máquina de resonancia magnética  —aparato que utiliza un fuerte campo magnético para reproducir imágenes de los órganos— en un hospital de Mumbai (La India).

Rajesh Maru, de 32 años, entró este sábado en la habitación para acompañar a la hermana de su suegra a realizarse una prueba médica. El joven accedió a la sala mientras llevaba un tubo metálico de oxígeno en la mano. El potente campo magnético de la máquina, que estaba encendida en ese momento, provocó que Maru impactara con fuerza contra la misma, de forma que su mano quedó atrapada entre el cilindro de oxígeno y la instalación médica.

El joven murió a los pocos minutos debido, supuestamente, a la excesiva inhalación de oxígeno líquido que se filtró del cilindro, cuya válvula quedó dañada a consecuencia del impacto, según el informe policial. Según recoge Mirror, la autopsia confirma que Maru falleció por un "neumotórax" que le provocó un colapso pulmonar.

Familiares del fallecido cuentan al citado medio que se encuentran "conmocionados" y "devastados" por lo sucedido. Según relatan los propios parientes, "fue atraído por la máquina y su mano se quedó atascada. Su cuerpo comenzó a hincharse y no podía hablar". El informe policial asegura que la víctima desconocía que la máquina estaba encendida cuando entró en la habitación.

Tres miembros del personal médico han sido detenidos por negligencia médica. Los responsables del Hospital Nair han entregado las imágenes de las cámaras de seguridad a las autoridades policiales, que han abierto una investigación para intentar esclarecer los hechos.