Los sindicatos UGT y CC OO convocan a todos los trabajadores, hombres y mujeres, a sendos paros laborales de dos horas de duración por turno el próximo 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, con el objetivo de "dar visibilidad a las discriminaciones que sufren las mujeres a la hora de acceder al mercado laboral, no solo en la brecha salarial sino de oportunidades".

Aunque el horario final de los paros deberá ser consensuado por sectores y territorios, las centrales de las dos organizaciones sindicales han propuesto que estos se lleven a cabo en las horas centrales de cada turno. Con carácter general la propuesta es de 11.30 a 13.30 horas en el turno de mañana y de 16.00 a 18.00 horas, en el turno de tarde.

Entre las razones que llevan a UGT y CC OO a convocar paros laborales, dando un paso más sobre los paros simbólicos del año pasado, se citan:

  • En 2017 hay 100.000 mujeres trabajadoras menos que en 2008.
  • El 74% del empleo parcial es femenino.
  • El 92% de las excedencias por cuidado de hijos o de mayores los demandan las mujeres.
  • La tasa de paro femenina (19,1%)está por encima de la masculina (15,6%).
  • La tasa de actividad es de un 11,5% menor en las mujeres.
  • La brecha salarial, según la mide Eurostat es del 14,5%. Según el INE sube a 23,5%.
  • El salario medio de la mujer tendría que aumentar un 30% para equipararse al de un hombre.

"La discriminación laboral de las mujeres es mutifacética, afecta a la desigualdad retributiva, pero también a la segregación ocupacional y a la corresponsabilidad familiar", ha denunciado durante la presentación de la convocatoria Elena Blanco, secretaria de Mujer e Igualdad de CC OO. Cristina Antoñanzas, vicepresidenta de UGT, ha asegurado que en España actualmente "a las mujeres nos están robando en sueldos y en pensiones".

Los sindicatos aspiran a que todas las empresas tengan la obligatoriedad de contar con planes de igualdad, no solamente aquellas con más de 250 trabajadores, y reclaman al Gobierno aprobar una ley de igualdad laboral que resuelva la discriminación de las mujeres desde el acceso al trabajo hasta en las pensiones. También exigen políticas activas de empleo para la reinserción laboral de las víctimas de la violencia de género.

En relación al 8 de marzo, los sindicatos han explicado que su convocatoria pretende "dar cobertura legal a todos los hombres y las mujeres que quieran reivindicar la igualdad". Y recuerdan que se enmarca dentro de una "movilización social y cívica" de caracter feminista. El movimiento feminista, sin embargo, llama a una huelga general solo de mujeres, bajo el lema "si nosotras paramos, se para el mundo".

UGT y CC OO han descartado la huelga general, por ser la máxima expresión de la protesta laboral. Durante los paros espera que en las empresas y en los centros de trabajo "se visibilice, se dialogue y se discuta sobre la discriminación y se aporten soluciones para reducirla". Confían además en que el seguimiento sea masivo para que el día 9 de marzo el Gobierno tenga que "mover ficha" y se ponga "manos a la obra" para negociar una ley de igualdad laboral entre hombres y mujeres.