Donald Trump
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca, antes de tomar el Marine One rumbo a Davos, Suiza, para participar en el Foro Económico Mundial. MICHAEL REYNOLDS / EFE

Las diatribas de Donald Trump en materia de cambio climático siguen dando titulares, por su ambigüedad. En su última entrevista televisiva, el presidente de Estados Unidos se mostró burlón con los pronósticos científicos sobre el calentamiento global pero se ofreció a mantener a su país dentro del Acuerdo de París por el clima, debido a su cálida relación con el actual presidente francés, Emmanuel Macron.

"Las capas de hielo (de los polos) se iban a derretir. Ya deberían haberse ido, pero están en niveles de récord", aseguró Trump, que no supo respaldar con datos su afirmación.

Preguntado sobre su decisión de salirse del Acuerdo de París, que alcanzaron en 2015 200 naciones de todo el mundo para limitar el calentamiento global, Trump aseguró que era un mal pacto para los intereses nacionales, "un desastre". A la pregunta de si piensa volver a integrar esa convención en algún momento, el mandatario aseguró "Sí, me gustaría, me gusta Emmanuel Macron", en referencia al presidente francés. Sin embargo, acto seguido vinculó su adhesión al pacto a que fuera "un buen negocio para EE UU".

La respuesta de Donald Trump recuerda a otras anteriores, como el cuestionamiento del cambio climático que realizó en la red social Twitter después de una ola de frío que afectó a la costa este de su país las pasadas navidades. "Nos iría bien a un poco de ese calentamiento global", dijo entonces.