Iñigo Méndez de Vigo
El ministro portavoz, Iñigo Méndez de Vigo, tras el Consejo de Ministros. EUROPA PRESS

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, afirmó este domingo que el Ejecutivo quiere evitar que este martes haya "una burla, una farsa a las instituciones democráticas" en el Parlamento catalán y que las medidas cautelares que ha tomado el Tribunal Constitucional impedirán que eso ocurra.

Méndez de Vigo se pronunció de este modo sobre la crisis política de Cataluña en el programa El Objetivo de La Sexta, antes de someterse a una ronda de preguntas de un grupo de ciudadanos.

Ante ellos el también ministro de Cultura aseguró tajante que el Gobierno desconoce dónde se encuentra actualmente el expresidente catalán Carles Puigdemont y que también ignora si tiene intención de regresar a España próximamente.

Méndez de Vigo sí dijo que su "obligación" es "presentarse ante las autoridades judiciales". "Vivimos en un Estado de derecho y hay que hacer lo que digan los jueces", agregó. 

Independientemente de cuál sea la decisión final del Constitucional respecto al recurso del Ejecutivo, el ministro portavoz aseguró que el 30, día previsto para el debate de investidura, "no habrá una burla a las instituciones democráticas". "Eso es lo que quería evitar el Gobierno y eso lo vamos a evitar", señaló.

El ministro confió, no obstante, en que Puigdemont regrese a España y que el Tribunal Supremo, que instruye su causa, "tome la decisión que tenga que tomar".

Hasta que eso suceda, el portavoz insistió en que el Gobierno ha "escuchado" el dictámen del Consejo de Estado como órgano consultivo pero ha tomado la "decisión política" que le correspondía tomar, "asumiendo los riesgos" necesarios.

Para él, la crisis política en Cataluña es el resultado de algunos partidos que "optaron por la vía secesionista" y "jamás quisieron debatir, porque lo único que querían era referéndum sí o sí" mientras el Gobierno les ofrecía diálogo "dentro de la Constitución y sin fecha de caducidad" pero, agregó, esa oferta nunca tuvo éxito.

Además declaró que la aplicación del artículo 155 de la Constitución seguirá vigente hasta que exista un Gobierno catalán "con todas las de la ley, no con trampas, como pretendían hacer el próximo día 30" en el pleno de investidura.

En cuanto a las cargas policiales que se produjeron durante la jornada del referéndum catalán del 1 de octubre, en ministro portavoz dijo que aquellas imágenes "no gustaron a nadie", pero que la Policía trató de que se cumpliera una sentencia judicial y que quienes montaron la consulta ilegal "son los responsables" de lo que allí pasó.