La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, ha vuelto a repetir que su intención es ser la candidata del PSdeG-PSOE en las elecciones municipales de 2019, aunque ha indicado que desconoce si su condición de investigada puede restarle opciones en el caso de que se mantenga a medida que se acerque la fecha de los comicios.

Así lo ha indicado la regidora luguesa en una entrevista concedida este domingo a la Radio Galega en la que ha mostrado su satisfacción tras haber superado la moción de confianza al concluir el plazo sin que la oposición articulase una alternativa de gobierno para la ciudad.

De este modo, ha apuntado que los presupuestos -que serán publicados este lunes en el Boletín Oficial Provincial (BOP) de Lugo- son "los más inversores de los últimos diez años", ya que "se aumenta un 40 por ciento" el apartado de inversiones, que pasa "de 9 a 15 millones de euros".

La socialista ha aprovechado también para confesar que mantiene "la mano tendida" al resto de formaciones para llegar a un pacto de gobierno que aporte mayor estabilidad a un consistorio que cuenta "con una corporación muy plural" donde el PSdeG-PSOE solo tiene "ocho de 25 concejales".

Con todo, ha admitido que la posibilidad de una moción de censura "va a estar presente durante todo el mandato", al tiempo que ha remarcado que la ciudad está por encima de su cargo: "Siempre lo tuve claro y lo seguiré manteniendo. Ante el cargo y la cuidad, yo escogí Lugo".

INVESTIGADA

De este modo, como ya hizo hace unos meses, Lara Méndez ha vuelto a confesar que tiene "ganas" de encabezar la candidatura del PSdeG-PSOE en las próximas elecciones municipales. En 2015, la alcaldesa fue la número dos de la lista liderada por el exregidor, Xosé Clemente López Orozco, que dio un paso al lado por las reticencias de los grupos de la oposición para facilitar una investidura.

No obstante, su condición de investigada -precisamente junto con López Orozco- por un supuesto retraso en la ejecución de una sentencia judicial podría suponer un obstáculo para su candidatura.

"Cuando lleguemos (a las elecciones), lo hablaremos. De momento lo que me toca es ejecutar el presupuesto", ha remarcado.

O GARAÑÓN

En cuanto al derribo de O Garañón, Méndez ha confesado que "es difícil poner plazos" para su ejecución, ya que se trata de "un proceso complejo" en el que "hay que garantizar los derechos adquiridos de todo el mundo".

En relación a esto último, ha apuntado que "no corresponde" al ayuntamiento fijar la indemnización que deberá percibir el promotor de la urbanización, sino que esta cuestión corresponde a los juzgados.

Con todo, ha incidido en que la intención de su gobierno, en caso de ser posible, es proceder al derribo del complejo este año y que la falta de una partida específica para esta actuación en los presupuestos de este año no supondrá un problema.

En este sentido, ha señalado que las cuentas no recogen dicha partida de forma "nominativa" porque "si al final no se puede" ejecutar el derribo, ese dinero "no se podría usar para otra cosa".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.