Así se ha expresado la entidad en un comunicado con motivo de la futura ley educativa, con la que a su juicio el Govern busca "blindar" la inmersión lingüística.

"Volcar todo un sistema educativo en la llamada inmersión lingüística obligatoria, con el único objetivo de dominar el catalán, considerando objetivo secundario el aprendizaje de materias no lingüísticas, matemáticas, historia, ciencias o filosofía es, además de un atentado pedagógico, una inmoralidad", ha advertido la asociación.

Para la entidad, las lenguas vehiculares "tienen justificación sólo si sirven de forma eficaz al aprendizaje de materias no lingüísticas".

"Tomar todo el sistema educativo como rehén para aprender una lengua es una barbaridad desde el punto de vista pedagógico, ya que, al aplicarse de forma obligatoria, disminuye en muchos niños la capacidad de aprender", ha avisado.

PLIS ha recalcado que el borrador presentado para la ley educativa habla "varias veces y con solemnidad" de la implantación del modelo lingüístico y el catalán como lengua vehicular, mientras que no hace "ninguna mención a garantizar el mejor aprendizaje posible de las materias no lingüísticas".

"El Govern es refractario a la evidencia pedagógica, sancionada por las Unesco y por todos los pedagogos, de que la lengua materna es la lengua que mejor sirve al alumno en su aprendizaje, sobre todo en la enseñanza básica", ha denunciado PLIS, que ha recordado que "la libre elección de lengua de primera enseñanza es un derecho consagrado por una ley superior". Por ello, "el Govern balear no debería jugar a su supresión".

"Un alumno debe aprender a leer y a escribir y a fortalecer su capacidad de aprendizaje en la lengua materna, o en la lengua elegida libremente. Unas vez consolidada la competencia de lectura y escritura en su lengua materna se puede pensar en incorporar como lengua vehicular una segunda lengua y hasta una tercera lengua. No seguir este proceso infringe las más elementales normas de la pedagogía", han lamentado desde PLIS.

Por ello, la asociación de profesores ha rechazado que la inmersión obligatoria "sea la única manera de lograr el dominio del catalán, el idioma presuntamente minorizado", una idea sin base pedagógica sino "política", según PLIS.

Para la entidad, dominar el catalán y el castellano "se puede conseguir sin violentar los derechos de los padres". Para ello propone o bien un modelo de libre elección de lengua en la primera enseñanza e incorporación progresiva de la otra lengua oficial y una extranjera, o bien enseñanza en los dos idiomas vehiculares.

"Cualquiera de estas dos alternativas es preferible a la inmersión obligatoria, una verdadera losa para aprender", han concluido desde PLIS.