Fachada del Congreso con bandera
Fachada del Congreso de los Diputados en Madrid.  Archivo

El Congreso ha gastado más dos millones de euros en los 167 viajes internacionales que los diputados han realizado en el primer año y medio de la XII Legislatura para participar en distintas citas institucionales, según los datos de la Cámara Baja.

Esta cantidad incluye únicamente los gastos de desplazamiento y de alojamiento en los distintos destinos, pero no las dietas que se pagaron a los parlamentarios (tanto diputados como senadores) que participaron en los mismos.

La Cámara Baja se constituyó el 19 de julio de 2016 y el primer viaje de la presente legislatura se organizó una semana después. Desde esa fecha y hasta que finalizó 2016, es decir, en sus primeros seis meses, se realizaron un total de 37 viajes al extranjero, en los que se invirtieron 363.694,49 euros.

En 2017, el Congreso ha sufragado otras 130 salidas de parlamentarios fuera de España, que han supuesto un coste global de 1,82 millones. Sólo dos de estos desplazamientos no tuvieron coste alguno.

Cuatro viajes por encima de los 100.000 euros

El viaje más caro de los facturados desde el inicio de la legislatura lo ha realizado la delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que se desplazó a la localidad francesa de Estrasburgo entre el 9 y el 13 de octubre, un viaje que supuso un coste de 111.108,08 euros.

También sobrepasaron los 100.000 euros los viajes de cuatro días de la misma delegación a la misma localidad para acudir a distintas partes del plenario la citada asamblea parlamentaria que tuvieron lugar en octubre de 2016 (100.627,33 euros), enero de 2017 (107.006,70 euros) y el pasado mes de abril (105.921,74 euros).

Los viajes para acudir al Plenario de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, aunque casi todos tienen como destino Bruselas o Estrasburgo, suelen ser los de mayor presupuesto ya que se trata de la delegación más numerosa de las Cortes Generales.

Los viajes más caros corresponden a delegaciones numerosas

Por su parte, la delegación española en la Asamblea Parlamentaria de la Organización el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) protagonizó el quinto desplazamiento más caro de los facturados. El viaje fue a Estambul, entre los días 18 y 21 de noviembre de 2016, y ascendió a 89.619,16 euros.

Entre los destinos más lejanos a los que han viajado los parlamentarios figura Shanghai-Pekin (China), Seúl (República de Corea) Moscú y San Pertersburgo (Rusia), Dacca (Blangadés), Amman (Jordania), Kuwait, Bakú (Azerbaiyán), Astana (Kazajistán), Bishkek (Kirguistán), Minsk (Bielorrusia) y Luanda (Angola).

También aparecen en este listado varios viajes a Estados Unidos (cinco a Nueva York, uno a Washington y otro a Filadelfia), dos a Ottawa (Canadá), uno a Quito (Ecuador) y Buenos Aires (Argentina) y otro a Puerto Vallarta (México).

Primera legislatura sin dieta fija 

En esta legislatura, la Mesa del Congreso que preside Ana Pastor acordó eliminar las dietas que venían cobrando los diputados por viajes oficiales en el extranjero y sustituirlas por un sistema de abono de gastos debidamente justificados.

Antes los diputados recibían una dieta fija de 150 euros por cada día que estuvieran en el extranjero por un viaje oficial "expresamente autorizado" por la Mesa. La Cámara decidió eliminar esa indemnización diaria y, en su lugar, los diputados deben pasar factura de los gastos que hagan en su viaje para que, una vez justificados, el Congreso se haga cargo de ellos. Esta medida, en cambio, no se adoptó en el Senado, que mantiene la dieta diaria.