Resstos del cabo Francisco Javier Soria
Resstos del cabo Francisco Javier Soria EUROPA PRESS

Este domingo hace tres años que el cabo Soria murió en Líbano como consecuencia del impacto de un proyectil israelí. Pese a que el país indemnizó a su viuda, los padres del militar siguen pidiendo justicia para esclarecer las responsabilidades del ataque. Agotada la vía ordinaria, han interpuesto un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y están dispuestos a llegar a instancias europeas si no reciben respuesta.

Para Margarita Toledo, la madre, los culpables son tanto Israel por lanzar el proyectil como el Gobierno español por no exigir una explicación contundente. "Maduro (el presidente de Venezuela) estornuda y se llama a consultas al embajador, pero a Israel se le tiene miedo", ha lamentado en declaraciones a Europa Press.

Coincidiendo con el tercer aniversario del fallecimiento, el Ayuntamiento de Málaga ha anunciado que pondrá el nombre del cabo Francisco Javier Soria a una de sus calles. Y precisamente a la ciudad de Málaga es a la única a la que Margarita Toledo está agradecida, ya que denuncia que no ha tenido el apoyo de ninguna otra institución.

Según censura, el Ejecutivo español aceptó el acuerdo con Israel sin exigir más explicaciones. "En este Gobierno no confío nada", reconoce apuntando que la posición en la que estaba su hijo, en la denominada 'blue line' en la frontera entre Líbano e Israel, fue atacada el 28 de enero de 2015 durante dos horas y media. "¿Cómo pueden estar bombardeando horas un trozo de España y que no pase nada?", pregunta indignada.

Margarita Toledo acepta que su hijo era militar y estaba en una misión internacional, pero reivindica que le dijeron que viajaba en misión humanitaria con Naciones Unidas y no a una zona de guerra. Precisamente, la Audiencia Nacional archivó la investigación del caso alegando que se trató de un "acto de guerra". "No hay honor y no hay vergüenza, ¿qué gana España con esto?", desliza.

"FOTO" DE COSPEDAL EN EL PUESTO 4-28

A su juicio, es imprescindible que se celebre un juicio en el que se diriman las responsabilidades y en el que estén todas las cartas sobre la mesa, incluido el informe remitido por Israel que no se ha permitido conocer a la familia.

El pasado mes de diciembre la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, tuvo oportunidad de conocer durante su visita a las tropas en Líbano el lugar exacto en el que murió el cabo Soria, el puesto 4-28.

Pero este gesto es indiferente para Margarita Toledo, quien ve con recelo las "fotos" de los políticos y sólo pide justicia. "Si me recibiese Cospedal, ¿sería para mostrarme pesar? -insiste-. Para eso no quiero una reunión, yo quiero que me diga por qué mataron a mi hijo".

PARECIDAS CIRCUNSTANCIAS AL CASO COUSO

El recurso ante el Tribunal Constitucional se apoya en el que presentó la familia del cámara de televisión José Couso asesinado en Irak, que ya fue admitido a trámite, según ha explicado el abogado Mariano Casado a Europa Press. Según sostiene, en ambas causas concurren "muy parecidas circunstancias", ya que entra en juego la derogada justicia universal.

Casado cree que la muerte de una persona no puede quedar impune y, en un Estado de derecho, alguien tiene que asumir la responsabilidad de lo sucedido. "La muerte de una persona no se puede saldar con el pago de dinero", reivindica.

Consulta aquí más noticias de Málaga.