Ingvar Kamprad
Ingvar Kamprad, fundador de Ikea, en una convención en Suecia.  JEAN CHRISTOPHE BOTT / EFE / EPA

Feodor Ingvar Kamprad, fundador de la famosa cadena sueca de hogar Ikea, murió este sábado a los 91 años después de "una corta enfermedad", tal y como recoge la empresa en un comunicado publicado un día después. 

El famoso empresario se encontraba en su casa en Småland, Suecia, según el mismo texto, compartido por Ikea en una de sus múltiples cuentas de Twitter. 

"Estamos honrando la pérdida de nuestro fundador y querido amigo Ingvar. Su legado será admirado por muchos años y su idea de crear un día a día mejor para la gran mayoría seguirá guiándonos e inspirándonos", afirmó Jesper Brodin, director ejecutivo y presidente del grupo Ikea.

Por su parte, el presidente y director ejecutivo del grupo Inter Ikea, Torbjörn Lööf, aseguró que los miembros de la empresa están "profundamente entristecidos" por la muerte de Kamprad.

"Recordaremos su dedicación y compromiso para ponerse siempre de parte de la mayoría. Para no abandonar nunca, tratar siempre de mejorar y de liderar con el ejemplo", agregó.

Un emprendedor precoz

Kamprad, una de las 500 personas más ricas del mundo según la revista Forbes, emprendió con solo 17 años, dando sus primeros pasos con el dinero que sus padres le regalaron por sus buenas notas. El nombre de su empresa está formado por sus iniciales (IK) y los nombres de la granja (Elmtaryd) y el pueblo (Agunnaryd) en los que se crió. 

La clave del éxito de Ikea, la mayor cadena de muebles del mundo en la actualidad, radica en combinar el atractivo diseño nórdico con una proverbial capacidad para generar eficiencias y ahorrar. 

El gigante del hogar, con 412 tiendas y 149.000 empleados en 49 mercados, facturó en su último ejercicio fiscal (1 de septiembre de 2016 a 31 de agosto de 2017) 36.300 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 2.500 millones de euros, un 40 % menos en términos interanuales